28.2 C
Malabo
InicioDestacadoMundoSidney Poitier, primer actor negro en ganar un Oscar, muere a los...

Sidney Poitier, primer actor negro en ganar un Oscar, muere a los 94 años

Poitier fue el primer artista afroamericano en ganar el premio por un papel protagonista.

Sidney Poitier, el actor negro ganador del Oscar que experimentó en vida muchas de las tensiones raciales exploradas en sus películas, falleció. Tenía 94 años.

El Oscar de Poitier al mejor actor, en su papel itinerante que trabajador que ayuda a arreglar un convento de Arizona en “Lilies of the Field” (Lirios del valle) (1963), lo convirtió en una figura respetada en Hollywood y más allá. James Earl Jones, Robert Townsend y Quincy Jones fueron algunos de los que lo citaron como inspiración. Poitier fue el primer artista afroamericano en ganar el premio por un papel protagonista.

“Desde que apareciste en nuestras pantallas hace más de 60 años, tu talento e integridad han roto barreras y han inspirado al público de todo el mundo”, dijo la actriz Angelina Jolie en los premios de la Academia en marzo de 2014, cuando ella y Poitier entregaron el trofeo al mejor director.

Poitier obtuvo por primera vez un gran reconocimiento encadenado a Tony Curtis en el papel de un fugitivo de una banda en “The Defiant Ones” (Fugitivos) (1958). Curtis insistió en que Poitier recibiera el mismo crédito. Ambos fueron nominados al Oscar al mejor actor, dividiendo la votación, y David Niven se llevó el premio por “Separate Tables” (Mesas separadas).

Un año lleno de acontecimientos

“Guess Who’s Coming to Dinner” (¿Sabes quién viene a cenar?) (1967) presentaba a Poitier y Katharine Houghton como una pareja interracial que intentaba persuadir a sus renuentes padres para que bendijeran sus planes de boda. La película fue nominada al premio de la Academia a la mejor película, y Katharine Hepburn, en el papel de la madre de Houghton, ganó el Oscar a la mejor actriz.

Otras dos películas contribuyeron a que 1967 fuera un año lleno de acontecimientos para Poitier. Interpretó a un profesor que lidia con alumnos rebeldes en la producción británica “To Sir, With Love”. Como detective de Filadelfia en un caso de asesinato en el Sur profundo en “In the Heat of the Night” (En el calor de la noche), pronunció la frase “Me llaman mister tibbs”, que se convirtió en el título de una secuela.

Stanley Kramer, que dirigió a Poitier en “The Defiant Ones” y produjo “Guess Who’s Coming to Dinner”, dijo que Poitier era “el único actor con el que he trabajado que tiene el rango de Marlon Brando: desde el phatos (recurso retórico de provocar la emoción) hasta una gran potencial”.

Héroe “antiséptico

La carrera de Poitier como actor decayó en la década de 1970. Se le presentaron menos papeles después de que un artículo del New York Times de 1967 preguntara: “¿Por qué los estadounidenses blancos aman tanto a Sidney Poitier?”. Utilizando un epíteto racial, Clifford Mason, un dramaturgo afroamericano, acusó a Poitier de aceptar ser un rostro negro simbólico que Hollywood pudiera explotar.

“Sigue siendo irreal, como lo ha sido durante casi dos décadas, interpretando esencialmente el mismo papel, el héroe antiséptico y unidimensional”, escribió Mason.

El artículo era “la pieza periodística más devastadora e injusta que jamás había visto”, dijo Poitier en su autobiografía de 1980, “This Life”.

Dijo que la industria del cine era la culpable “del carácter simbólico de mi presencia”.

“Hollywood no había mantenido en secreto que no estaba interesado en proporcionar a los negros una variedad de imágenes positivas”, dijo.

En 1995, el Kennedy Center de Washington rindió homenaje a Poitier como “el primer negro que se convirtió en un héroe tanto para el público negro como para el blanco” y por ayudar a cambiar “actitudes raciales obstinadas que habían persistido en este país durante siglos”.

Cultivo de tomates

Hijo de agricultores de tomates de las Bahamas, Poitier nació, prematuramente, en Miami el 20 de febrero de 1927. Sus padres, Reginald y Evelyn Poitier, habían ido a Florida a vender tomates cultivados en su granja. Poitier regresó a las Bahamas con sus padres unos meses después.

Después de que las tormentas del Caribe arrasaron con sus cultivos, la familia se mudó a Nassau unos 10 años después. Poitier dijo que era la primera vez que veía autos o electricidad y comía helado.

Según cuenta, en su adolescencia cayó en la pequeña delincuencia y fue arrestado por robo. Después de que un amigo fuera enviado a un reformatorio por robar una bicicleta, los padres de Poitier lo enviaron a los 15 años a Miami a vivir con un hermano mayor.

Viniendo de un entorno negro y rural, Florida resultó “un shock”, dijo en una entrevista de 2008. “Me introdujeron en un sistema que no tenía espacio para mí”.

“Había racismo, había una separación de las personas en función del color”, dijo. “En mis primeros días ahí descubrí que no podía ir a ciertos lugares”.

Lavaplatos de Harlem

Después de enfrentamientos con policías blancos, tomó un trabajo cerca de Atlanta y en seis semanas ganó un pasaje de autobús a Nueva York, donde trabajó como lavaplatos y vivía en Harlem.

A los 16 años, mintió sobre su edad y se alistó en el ejército. Fue enviado a una unidad médica en Long Island, Nueva York, y fue dado de baja después de un año por no ser apto para el servicio.

En 1945 respondió a un anuncio para actores del American Negro Theater. Su audición fue un desastre. El codirector del teatro, Frederick O’Neal, dijo que no sabía leer ni decir sus líneas y lo echó, diciéndole que buscara trabajo como lavaplatos.

Poitier consiguió una radio y durante meses imitó a los locutores y a otras personas que escuchaba. Aceptó un trabajo en un restaurante, como lavaplatos, donde dijo que un viejo camarero judío, al verlo esforzarse con un periódico, lo ayudó a aprender a leer.

El suplente de Belafonte

Volvió para una segunda audición en el American Negro Theater y fue aceptado como aprendiz, después de ofrecerse a trabajar como conserje.

Como suplente de Harry Belafonte, estaba ensayando una obra el día que entró un director de Broadway. Esto le valió a Poitier un papel en Broadway en una versión totalmente negra del clásico drama griego “Lysistrata.”

Poitier obtuvo buenas críticas y se unió a una compañía de gira de la versión totalmente negra de “Anna Lucasta”. Luego, llegó un período sombrío sin trabajo, seguido de dos ofertas contradictorias: una para una obra de teatro en Broadway y otra para un contrato cinematográfico que pagaba siete veces más dinero. Su agente insistió en que aceptara esta última: un papel de médico en “No Way Out” (1950).

Poitier dijo que se dio cuenta de las “lamentables” condiciones a las que se enfrentaban los negros en Sudáfrica cuando apareció en “Cry, the Beloved Country” (1951), que se rodó ahí. Entre otras cosas, a él y a sus compañeros actores afroamericanos se les negó la posibilidad de hospedarse en un hotel y tuvieron que buscar alojamiento en una casa particular.

Sordera de tono

A cambio de coprotagonizar “The Defiant Ones” en 1958, Poitier aceptó ser el protagonista de “Porgy and Bess” (1959) ante la insistencia del magnate del cine Samuel Goldwyn.

Días después de comenzar el rodaje del musical de George Gershwin, “me di cuenta de que estaba inusualmente interesado” en la coprotagonista Diahann Carroll, escribió más tarde. “A mitad de la película, nos enamoramos”.

Cuando Poitier se lo contó a su esposa, la exJuanita Hardy, con la que tuvo cuatro hijas, ella se angustió tanto que no buscó la separación.

Poitier volvió a los escenarios en 1959, protagonizando “A Raisin in the Sun”, de Lorraine Hansberry, una obra sobre las esperanzas frustradas de una familia negra en Chicago. Obtuvo una nominación al Tony y volvió a interpretar el papel en la película de 1961.

Hermano del alma

Se unió a su amigo Belafonte en la marcha de 1963 en Washington para escuchar el discurso “I Have a Dream” (Tengo un sueño) de Martin Luther King Jr. El líder de los derechos civiles llamó a Poitier “hermano del alma” por haberlo apoyado durante años.

Tras su victoria en los Oscar, anunciada por Anne Bancroft durante la entrega de los premios de la Academia el 13 de abril de 1964, Poitier dijo que estaba tan sorprendido que “salté dos metros de mi asiento”, informó el New York Times.

Incluso en la euforia inmediata de su victoria, Poitier dijo que no creía que su Oscar fuera “una especie de varita mágica que borrara las restricciones a las oportunidades de trabajo para los actores negros”, dijo el Times.

Fue el segundo actor negro en ganar un premio de la Academia; Hattie McDaniel ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto por su interpretación en “Gone With the Wind” (Lo que el viento se llevó), estrenada en 1939.

Dirigió películas como “Buck and the Preacher”, que protagonizaron él y Belafonte, y “Stir Crazy”, con Richard Pryor y Gene Wilder.

Poitier y su esposa se divorciaron en 1965, después de que su romance con Carroll hubiera terminado. En 1976 se casó con Joanna Shimkus, exmodelo y actriz, con la que tuvo dos hijas.

spot_img

Siguenos

3,880FansMe gusta
2,551SeguidoresSeguir
1,081SeguidoresSeguir

No te pierdas

Articulos Relacionados