China permitirá el regreso de ciudadanos de hasta 36 países europeos que cuenten con un permiso de residencia en vigor en el país asiático, anunció este martes su Embajada en Dinamarca.

En un comunicado publicado en la página web de esa legación se informa que los ciudadanos de esas naciones que “tengan permisos de residencia válidos, incluidos permisos de trabajo, de reagrupación familiar o de asuntos personales podrán solicitar gratis visados en cualquier embajada o consulado de China en esos países”.

La lista de países cuyos ciudadanos residentes en China se le facilitará el regreso al gigante asiático, apunta la embajada, comprende los 27 Estados miembros de la Unión Europea, así como Albania, Macedonia del Norte, Islandia, Bosnia, Montenegro, Noruega, Suiza, Serbia y Reino Unido.

Desde el pasado 28 de marzo, China restringió la llegada de extranjeros -incluidos los residentes- y de vuelos procedentes del exterior, lo que se tradujo en un cierre casi total de fronteras en respuesta a la expansión de la pandemia de Covid-19 a nivel global.

A partir de ese momento, las autoridades chinas hicieron obligatoria la obtención de una carta de invitación por parte de los gobiernos locales, que son quienes deciden a quienes se la conceden priorizando al personal considerado esencial y a la reagrupación familiar, lo que en la práctica también supuso impedir el regreso de otros trabajadores “no esenciales”.

Según el documento, la decisión se ha tomado para “facilitar los intercambios “entre países que todavía la prevención y el control de la pandemia se han convertido en habitual”, aunque no ofrece más detalles al respecto.

La misión china recuerda que todo aquel que regrese al país asiático, donde la pandemia parece estar bajo aparente control pese a algunos rebrotes, deberá “cumplir con las normativas de prevención de los gobiernos locales relativas a la prevención de la epidemia”.

Desde el pasado 21 de julio es obligatorio para todas las personas que quieran llegar por vía aérea al país que se sometan a un test de ácido nucleico (los conocidos como PCR) en los cinco días previos al viaje.