Guinea Ecuatorial: Conmemoración de 52 años de independencia

0

La República de Guinea Ecuatorial conmemora este 12 de octubre el 52 aniversario de su accesión a la independencia.

Historia muy resumida de la Independencia de Guinea Ecuatorial

El día 12 de octubre se celebra el Día de la Independencia de Guinea Ecuatorial. Una efeméride que marca el momento en que los destinos históricos y políticos del País pasaron de manos españolas a las de los propios ecuatoguineanos.

Los españoles aparecen en Guinea Ecuatorial con el Tratado de San Ildefonso (1777) cuando los portugueses, que estuvieron en el país hasta marzo de 1778, les cedieron la Isla de Bioko, hecho que se consumó cuando tres embarcaciones ( La Santa Catalina, la Soledad y Santiago) que salían de Montevideo el 17 de abril de 1778 llegan a la Isla de Bioko ( Antes Fernando Poo).

Los ecuatoguineanos, antes de la proclamación de la independencia nacional, fueron llamados, por primera vez en la historia, a votar en referéndum el 15 de diciembre de 1963 para decidir si aceptaban la Autonomía o no. El sí ganó y el País pasó a ser una Autonomía siendo su Presidente Bonifacio Ondo Edú.

Valientes mujeres y hombres llevaron una lucha sin precedentes para que Guinea Ecuatorial pueda ser independiente y que de este modo se pueda acabar con la colonización española en nuestro País que llevaba en plaza desde hace más de 200 años. En esta lucha podemos citar a padres y mártires de la independencia de nuestro País como Acacio Mañe Ela, el Rey Santiago Uganda, Enrique Nvo Okenve, Salvador Ndong Ekang y otros muchos más, a quienes rendimos y seguiremos rindiendo por los siglos de los siglos un incuestionable y merecido homenaje.

ya en unas elecciones celebradas tras los correspondientes acuerdos y las luchas incesantes para otorgar a Guinea Ecuatorial la Independencia, la primera vuelta fue el 22 de septiembre y la segunda vuelta, al no haber vencedor en la primera vuelta, el 29 de septiembre del año 1986, se proclama como primer Presidente del País a Francisco Macías Nguema Biyogo, quien firmaría el acta de la independencia del País de parte de Guinea Ecuatorial y de parte de España lo hizo Manuel Fraga Iribarne, Ministro de Información y Turismo, quien representaba al entonces Presidente de España, General Francisco Franco.

Tras este acto, los ecuatoguineanos pudimos cantar por primera vez el himno nacional “Cantemos Libertad” como sigue:

Caminemos pisando la senda
De nuestra inmensa felicidad
En fraternidad, sin separación
¡Cantemos Libertad!
Tras dos siglos de estar sometidos
Bajo la dominación colonial
En fraterna unión, sin discriminar
¡Cantemos Libertad!
¡Gritemos Viva, Libre Guinea!
Y defendamos nuestra Libertad
Cantemos siempre, Libre Guinea
Y conservemos siempre la unidad
¡Gritemos Viva, Libre Guinea!
Y defendamos nuestra Libertad
Cantemos siempre, Libre Guinea
Y conservemos, Y conservemos
La independencia nacional
Y conservemos, Y conservemos
La independencia nacional

Mensaje del Jefe de Estado por motivo del día de la independencia nacional

Como ya es tradicional en la conmemoración del día de la independencia nacional, el Presidente de la República, Obiang Nguema Mbasogo, ha mandado un mensaje a todos los ecuatoguineanos por esta efeméride. Este mensaje se reproduce a continuación:

Estimados Compatriotas:

Al conmemorar el Quincuagésimo Segundo Aniversario de la Independencia Nacional conquistada el día 12 de Octubre de 1968, día en que el ciudadano ecuatoguineano adquirió la plenitud de sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales, conculcados durante 200 años por el sistema colonial, me es de obligado deber y responsabilidad extender mis efusivas felicitaciones al noble pueblo de Guinea Ecuatorial que hoy cumple cincuenta y dos años en el ejercicio de sus libertades.

Guinea Ecuatorial actualmente, es un estado de paz, armonía y estabilidad en todos los niveles. También queremos felicitar por este motivo, a los ciudadanos extranjeros que han apostado por residir y contribuir con sus actividades en el desarrollo de Guinea Ecuatorial, quienes codo a codo han compartido con nosotros las vicisitudes con su aportación al desarrollo nacional. 

En efecto, la Independencia Nacional es la madre de todos los derechos que goza el ciudadano, por cuanto que el sistema colonial fue una ocupación ilegal de nuestro País por potencias extranjeras; el ciudadano se convirtió en un simple instrumento de explotación y desposeído de toda responsabilidad para decidir los asuntos de su propia Nación.

La conquista de esta libertad supuso una guerra sin cuartel de largos años entre las autoridades coloniales y el pueblo indefenso de Guinea Ecuatorial, en la que perdieron sus vidas muchos compatriotas como aquellos que sufrieron una represión violenta por no someterse a las injustas decisiones de las autoridades coloniales. 

Es así que las reivindicaciones por la libertad de los pueblos africanos sometidos bajo el imperio colonial, se inicia su lucha a partir de la década de 1924 y las Naciones Unidas brindaría su apoyo a los pueblos colonizados a partir de 1950.

La lucha por la liberación del pueblo de Guinea Ecuatorial contra el colonialismo desató una persecución de las personas que se manifestaban en contra de la presencia extranjera en el país y tuvo consecuencias dramáticas como las deportaciones, encarcelamientos arbitrarios, trabajos forzosos sin remuneración, contribuciones obligatorias y gratuitas para mantener a las autoridades coloniales, castigos crueles, asesinatos políticos, desapariciones, etc. y muchos ciudadanos se vieron obligados a refugiarse en países vecinos y fuera de nuestras fronteras. 

Estos hechos constituyen la memoria que ha quedado impregnada en el pueblo de Guinea Ecuatorial. Honor y gloria para esos héroes de nuestra nación, que siempre serán reconocidos por la historia y por las presentes y futuras generaciones. 

Es necesario inculcar en la memoria colectiva de las nuevas generaciones estos hechos históricos, no con el ánimo de suscitar en ellos sentimientos de fobia, odio o adversidad, sino al contrario, para que sean vigilantes de que nadie vuelva a introducir prácticas semejantes en nuestro pacifico país. Pues, el colonialismo es un sistema que no solo practicaron los extranjeros que ocuparon a la fuerza nuestros territorios, sino también puede practicarlo cualquier ciudadano nacional que no respeta la condición humana de sus hermanos como en el caso del pasado régimen dictatorial de triste memoria en nuestro país. 

Por el carácter diabólico de las prácticas del colonialismo, dicho sistema ha sido condenado enérgicamente por la comunidad internacional como “crimen de lesa humanidad”. 

Estimados Compatriotas; 

A pesar de la espontánea alegría que brota en nuestros corazones por la conmemoración de este fausto acontecimiento, no hemos podido organizarlo como es habitual con actos de manifestación pública, debido a las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus COVID-19 que, como ustedes lo saben, dicha pandemia azota a toda la humanidad. Quiero expresar mi más profundo pésame por los compatriotas fallecidos a causa de esta pandemia.

También quisiera recordar a nuestros ciudadanos, el tema de la ardua responsabilidad de un Estado de Derecho como Guinea Ecuatorial que conquistó su Independencia en condiciones precarias para su auto sostenibilidad. Ser un Estado independiente, libre y soberano, implica la capacidad de sus ciudadanos para garantizar la seguridad de la vida de los demás; defender el Estado de Derecho e Integridad Territorial en caso de agresión y contribuir con otros países al mantenimiento de la paz y seguridad internacional. 

No podemos satisfacer estos requisitos si no contamos con elementos humanos capacitados y profesionalmente cultos, para contribuir en la generación de riquezas y transformación de los recursos naturales que dispone nuestro país, para atender las necesidades del pueblo; tampoco podemos satisfacer estos, si no contamos con un Gobierno capaz de dirigir y coordinar las actividades que desarrolla la Sociedad Civil para la creación de las riquezas. 

En concreto, para defender y mantener nuestra Independencia Nacional, debemos trabajar en solidaridad y con una unidad de criterios, para alcanzar la autosuficiencia política y económica. Para ello, debemos hacer un examen retrospectivo de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos. La historia es muy elocuente y nos hace recordar aquellos tiempos coloniales en los que, a pesar de los trabajos del pueblo, nunca se vio el desarrollo durante la explotación colonial que sólo beneficiaba a la metrópoli. 

También hemos tenido un periodo histórico de 11 años de los cuales, un tercio de la población se vio obligado a refugiarse en el extranjero por temor a la dictadura de entonces. Durante dicho periodo sólo podemos recordar la destrucción del tejido económico y de la poca infraestructura que había entonces, cuyo resultado fue la reducción drástica del producto interior bruto y el déficit de su renta per cápita nacional. 

Compatriotas Ecuatoguineanos;

Debemos analizar el presente de nuestro país con un reflejo del pasado, para afirmar que la República de Guinea Ecuatorial ha alcanzado un nivel de desarrollo próximo a su autosuficiencia. 

Por tanto, invito a todos mis compatriotas que miren con optimismo el futuro de nuestro país, teniendo en cuenta los actuales resultados positivos, de un sistema de Gobierno capaz de aglutinar los distintos grupos ideológicos para garantizar la paz y la estabilidad de la Nación; un sistema de Gobierno capaz de facilitar el ejercicio de las actividades económicas, profesionales y culturales que desea desarrollar cada ciudadano libremente; en resumen un Gobierno capaz de programar el desarrollo del país, coordinar y facilitar las actividades que desarrolla la sociedad civil.

Estimados Compatriotas; 

Debemos reconocer que hemos hecho un largo camino en el proceso de desarrollo de nuestro país con los niveles actuales; pero también es cierto que el camino que nos queda por recorrer para alcanzar nuestro pleno desarrollo económico con la diversificación de los medios de producción planificada es largo. 

En el pasado año, la Tercera Conferencia Económica Nacional que hoy nos parece difícil su programación, debido a la crisis producida por el brusco descenso de los precios del petróleo en el mercado internacional, sumado al colapso provocado por la crisis de la pandemia del COVID-19 es un desafío. En efecto, estos planes económicos parecen una hazaña inalcanzable, pero queremos animar al Pueblo que nada es imposible, si nuestra voluntad y determinación son firmes. 

Por tanto, todas las acciones que realizamos ahora se orientan a conservar el equilibrio político y económico de nuestro país; la restructuración del Gobierno, la lucha contra la corrupción y el ajuste presupuestario, son mecanismos que ponemos en marcha para afrontar esta crisis. 

Me gustaría por tanto, reiterar en esta ocasión de la conmemoración del Quincuagésimo Segundo Aniversario de la Independencia de Guinea Ecuatorial, la importancia que tiene la paz, no solo en el proceso de desarrollo de nuestro país, sino también para todos los países del mundo.

La paz, que es uno de los objetivos básicos del Estado ecuatoguineano, estampado en nuestra enseña nacional “UNIDAD, PAZ Y JUSTICIA”, constituye la base indispensable para que nuestra Sociedad libremente pueda desarrollar las actividades de su preferencia para el desarrollo nacional. 

En efecto, no puede haber Unidad Nacional si no existe la paz, tampoco podemos asegurar la Justicia si no existe un Estado de Paz y de Derecho. Por tanto, no podemos aspirar a un desarrollo de Guinea Ecuatorial si el país se enfrenta con problemas de paz, inseguridad e inestabilidad.

Quiero felicitar al noble Pueblo de Guinea Ecuatorial por sus cualidades pacíficas, en la tarea común de la construcción nacional, solidaridad y disponibilidad que a lo largo de estos cincuenta y dos años de vida independiente; nuestro pueblo siempre ha colaborado con el Gobierno en la tarea de la edificación de la patria. 

El desarrollo que nuestro país ha alcanzado en estos años de paz y libertad, no es tanto por sus recursos naturales, sino que es fruto de la estabilidad política que ha vivido el país en este periodo, con la colaboración estrecha del pueblo y el Gobierno. 

Como analogía, tenemos los ejemplos de muchos países de África que tienen inmensos recursos naturales, pero que su desarrollo se ha visto interrumpido por la falta de la paz provocada por las acciones bélicas de grupos políticos apoyados por intereses colonialistas de países extranjeros.

Por tanto, no ha sido por un capricho la idea de los fundadores del Estado ecuatoguineano para consagrar la paz como un valor insustituible en la vida de nuestro país. La paz es la niña del ojo de nuestro Estado a la que todos debemos proteger y defender como nobles hijos de una Nación que reconoce la responsabilidad de su nuevo Estado Independiente nacida en el año 1968. 

Estimados Compatriotas; 

Nos vemos obligados a redundar sobre el aspecto de la paz, por cuanto tenemos la larga experiencia de los enemigos internos y externos de nuestro país que han intentado forzar cambios políticos por vía inconstitucional; es un hecho patente que todos los ecuatoguineanos conocen, porque lo han vivido.

Hemos asumido la responsabilidad de llevar la dirección de este país desde 1979 y lo estamos haciendo respetando escrupulosamente la voluntad del pueblo a través del respeto del Ordenamiento Jurídico Nacional, sancionado por el pueblo en las urnas. Por tanto, la decisión está en el pueblo y respetaremos esa decisión hasta que el mismo pueblo lo exprese o diga lo contrario. Entre tanto, los que quieran utilizar medios anti-constitucionales, deben saber que no estamos obligados a respetar sus deseos. 

Cincuenta y dos años deben reflejar la madurez del pueblo de Guinea Ecuatorial y estoy seguro de que en este periodo hemos encontrado el camino a seguir en la vía de la democracia para promover el bienestar y la seguridad del pueblo de Guinea Ecuatorial.

Como humanos no somos eternos, por eso pienso en la juventud de nuestro país que debe ser consciente y madura en este proceso de relevo generacional que les corresponde y no precipitarse por influencias ajenas, ni por las peripecias coyunturales que pueden pasar por razón de la crisis del petróleo y del COVID-19. 

Confiamos mucho a este colectivo de jóvenes que siempre se manifiesta con transparencia en la defensa de sus intereses, por eso sería un error generalizar o identificar a todos los jóvenes con la oleada de delincuencia actual. Sabemos que hay muchos jóvenes formados y dispuestos a integrarse en los sectores económicos y productivos de la sociedad, para dar su grano de arena en el engrandecimiento de la patria.

Por tanto, aconsejamos a los jóvenes que analicen con realismo las circunstancias actuales de Guinea Ecuatorial y estén seguros de que nuestra gestión es de incrementar las inversiones para el desarrollo de los sectores económicos y productivos que ofrecerán indudablemente el empleo a los desocupados. 

Estimados compatriotas; 

Queremos animar a todos a trabajar en solidaridad, hombres, mujeres y niños con un objetivo que es contribuir positivamente en el desarrollo económico y socio cultural de nuestro país, contando con todos los elementos humanos, grupos políticos y sociales que existen en nuestro país. 

Con estas palabras concluyo este mensaje al Pueblo de Guinea Ecuatorial, deseando que cada uno lo festeje en su entorno íntimo con la misma euforia de siempre. 

Que Dios proteja al Pueblo de Guinea Ecuatorial. 

¡¡¡ARRIBA LA REPÚBLICA DE GUINEA ECUATORIAL!!!”