Obama Asue mantiene una segunda reunión con los secretarios generales y jefes económicos

0
Francisco Pascual Obama Asue, Primer Ministro del Gobierno, encargado de la Coordinación Administrativa durante la reunión

El Primer Ministro del Gobierno, Encargado de la Coordinación Administrativa, Francisco Pascual Obama Asue, ha vuelto a reunirse el 5 de noviembre con el grueso de los secretarios generales y jefes económicos de los distintos departamentos ministeriales.

Tal y como lo anunciara en la primera reunión que mantuvo con este colectivo, el pasado 5 de octubre, por responsabilidad política preside estas reuniones de justificación de ingresos y gastos en la Presidencia del Gobierno, con una periodicidad mensual, a fin de llevar a cabo un control exhaustivo de los ingresos que percibe cada departamento ministerial.

Sobre la base de los datos revelados en el Informe de la Comisión constituida para llevar a cabo un estudio de revisión de los gastos de cada departamento ministerial y un estudio identificativo de nuevas fuentes de ingresos para el Tesoro Público presentado en el último Consejo Interministerial.

El Primer Ministro señalaba a los presentes que la coyuntura económica actual requiere la implicación de todos, no pudiendo mantenerse al margen de los pasos y las medidas que el Gobierno toma para superarla. Medidas tales como los recortes presupuestarios, que quedarán de manifiesto en el presupuesto rectificativo del presente ejercicio económico; el mantenimiento del funcionamiento del Estado en sus principales servicios, evitando gastos superfluos que se alejen de las acciones priorizadas por el Ejecutivo, así como un control minucioso de los ingresos que se realizan a las arcas del Estado.

La introducción del Encargado de la Coordinación Administrativa daba paso a la presentación de los ingresos percibidos en cada ministerio efectuada por sus respectivos secretarios generales.

Pese a la contracción económica, Obama Asue felicitaba a los departamentos que han logrado superar su techo de ingresos; invitando a aquellos que no lo han conseguido a adoptar, según convenga, mecanismos tales como incrementar el rigor sancionatorio para las empresas que no cumplan con sus obligaciones tributarias; realizar controles más férreos de los procedimientos recaudatorios; elaborar propuestas al Ministerio de Hacienda para incluir nuevos conceptos recaudatorios en la Ley de Tasas, además de imponer medidas de proteccionismo económico, como el incremento de los derechos de aduana sobre la importación de productos nocivos para la salud o de aquellos productos derivados de materias primas que se producen en el territorio nacional. Todo ello como muestra de ejercicio de nacionalismo y asunción de las responsabilidades que emanan de sus respectivos cargos.