28.2 C
Malabo
InicioDestacadoSociedadMongomo: Una Joven embarazada de 34 años pierde la vida en el...

Mongomo: Una Joven embarazada de 34 años pierde la vida en el río Melé en el poblado de Adjab y deja en vida a 10 hijos

La joven Rosario Nguema Ondó de unos 34 años murió ahogada en este río Melé cuando se estaba bañando en su paso por el Consejo de poblado de Adjab Concentrado del municipio de Nzang-Ayong, Mongomo. Era natural de Bidobo Yemendjim en Nsoc-Nsomo.

La joven Rosario Nguema Ondó de unos 34 años de edad ha perdido la vida por ahogamiento en el río Melé en su paso por el poblado de Adjab Concentrado del municipio de Nzang-Ayong en el distrito de Mongomo en la Región Continental del país.

Según fuentes confirmadas, explican que la joven fallecida se fue al río junto con otro grupo de chicas, las cuales fueron las primeras en meterse al agua para bañarse tras una larga noche de velorio en un poblado cercano.

La fallecida, quien estaba embarazada, fue la última en meterse en las aguas de este río Melé. Según las misma fuentes, sus acompañantes la avisaron sobre el lugar donde tenía que meterse al agua para bañarse, en evitación que se meta en las zonas muy profundas del río. Unas advertencias que al parecer no quiso hacer caso y a pocos minutos de meterse al agua empezó a ahogarse y una de sus acompañantes intentó socorrerla, pero no pudo ya que ella tampoco sabía nadar en aguas profundas y habría corrido la misma suerte y haberse ahogado, explicaba una de las compañeras de la finada.

Los vecinos del pueblo que acudieron al lugar indicaron que las chicas no eran de la zona y que solo vinieron a asistir a un entierro en uno de los pueblos cercanos. Ellas decidieron irse al río para bañarse y desconocen lo que pasó realmente después. Afirman también que este tramo del río donde queda su pueblo es muy caudaloso, debido a excavaciones de los tractores.

La finada Rosario Nguema Ondó era natural del consejo de poblado de Bidobo Yemendjim en el distrito de Nsoc- Nsomo y estaba embarazada en el momento que le sorprendió la muerte. Deja en vida a diez hijos, de entre los cuales hay un niño de un año y seis meses.

En el momento del levantamiento de cadáver, estuvieron presentes varias autoridades locales como el delegado de gobierno adjunto del municipio de Nzang Ayong Francisco Esono Mayé, agentes de la policía, entre otros, así como los residentes del poblado donde ocurrió el sinestro.

spot_img

Siguenos

3,880FansMe gusta
2,551SeguidoresSeguir
1,081SeguidoresSeguir

No te pierdas

Articulos Relacionados