Entrevista a Armando Ela Nsue Mengue

0
Armando Ela Nsue Mangue

Armando Ela Nsue Mengue: “El que no cree en la UNGE, no cree en la ciencia”.

Ela Nsue Mengue es egresado de la universidad de Pekín, China en 1999, es uno de los profesores más longevos de la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial con 20 años de ejercicio. Profesor del actual Ministro de Información, Prensa y Radio, Eugenio Nze Obiang y del Fiscal General de la Republica, Anatolio Nzang Nguema, ente otros. Ostenta varias responsabilidades de confianza y actualmente está cursando sus estudios de doctorado en la Atlantic International University en materia de Asuntos Legales Internacionales de la Familia Africana. Él nos habla sobre su vida y la vida del estudiante guineo-ecuatoriano en China, entre otros temas que vienen recogidos en la entrevista.

Dos décadas como profesor de derecho privado en la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial:

Experiencias y aprendizaje.

Entré en esa institución en el años 2000 hasta y hoy en día ya llevo 20 años en la UNGE.

La experiencia es enorme. Participar y contribuir en algo que, sin ningún interés, solo compromiso moral, orgullo personal y un deseo de poder contribuir en el desarrollo de Guinea Ecuatorial en algún momento.

Cuando fui a estudiar en China, había mucha dificultad para acceder a estudios universitarios en este país.

El orgullo de todo alumno es después de acabar con la enseñanza básica, poder entrar en un campus universitario, esa era nuestra competencia.

En mi generación, algunos no pudieron gozar de esa oportunidad porque no todos pudimos obtener becas.

La única salida que había era la UNED, y no era tan interesante para nosotros.

Después de regresar en 1999, el profesor de Derecho Internacional Público, Ricardo Elo Mabale (E.P.D), estuvo mal de salud y ya no podía  impartir clases por este motivo, y me propuso a que llevara mi expediente el rectorado por si aceptan mi candidatura.

Unos dos meses después, me llamaron para una entrevista. Tras superar la entrevista, me sometieron a un pequeño seminario para tener noción de cómo estar en un auditorio universitario.

Cuando me llamaron, fue un éxito dentro de mis deseos cumplidos, y directamente fui a Ricardo Elo a notificarle que me habían contratado como profesor de Derecho Internacional Público y Privado.

Esta experiencia es única, la de conocer a la mayoría de los jóvenes que salen de la universidad y estar contribuyendo en sus éxitos, porque para mí, ir a apostar a impartir conocimientos en una universidad no es motivo de fracasar sino de contribuir para el desarrollo de Guinea Ecuatorial.

¿Profesor del actual Ministro de Información, Prensa y Radio, y el actual Fiscal General del Estado. Es un éxito para su carrera como profesor?

Más que un éxito, es un deseo para cualquier profesor que su alumno sea mejor que él. Esto sí te hace más profesor, porque es una pena en el momento en que el alumno no alcanza o supera el grado de su profesor. Es un orgullo, un afán ver cómo florecen tus estudiantes.

Si nosotros hoy tenemos la titulación de master con un doctorado en curso, es porque el día de mañana me entusiasmaría ver a un estudiante mío como catedrático.

Presidente del elenco estudiantil procedentes de las universidades chinas: concepto de universidad y la situación del estudiante guineo-ecuatoriano en China

Universidad, universalidad; un uso global del conocimiento en todas las naciones del mundo.

La universidad le hace uno conocer culturas, porque ninguna cultura es superior a la otra. Las culturas se difieren, y al diferirse las culturas, vivimos día a día que la misma ciencia en si tiene enormes reglas.

Cuando estudias en Guinea Ecuatorial, ves a tus hermanos y familiares todos los días, e incluso algunos profesores pueden ser tus familiares; pero estudiar fuera lo cambia todo; peor en China, un país inmenso en extensión, en instalaciones universitarias; y la responsabilidad es del estudiante porque debe comprometerse y quitarse el espíritu de complejo.

El estudiante guineo-ecuatoriano en China, dentro de sus dificultades impera el idioma.

Las cosas están mitigadas ahora, porque muchos pueden estudiar chino en el instituto Confucio de la UNGE, y cuando se van a China ya pueden decir lo básico en el entorno social chino.  Pero en los años 1993, cuando me fui a China, no tenía idea sobre la existencia del idioma chino.

A nuestra llegada, me di cuenta de que no era el único, hay muchos que vienen de otros países, y esto es lo que te anima y empiezas a aprender esa cultura, una de las culturas más antiguas del mundo. Pero usted como humano debe tener la conciencia de que en tu país necesita tu resultado, y este resultado es el título para poder contribuir en el desarrollo de tu Nación.

Entonces, la Asociación de Estudiantes Egresados de las universidades chinas sirve para ayudar a los recién llegados, porque cuando uno viene de estudiar necesita otro tipo de apoyo moral.

Actualmente es una asociación que acoge a todos independientemente de que hayan estudiado en China o no.

Nadie triunfa solo. Y eso es como la universidad. En la universidad no aprendes todo sino una parte.

Los hay que son buenos en los centros educativos pero no saben gestionar un puesto de trabajo, es inteligente pero es al mismo tiempo débil en la sociedad para hacer frente a ciertos problemas.

Hay chicos que llegan y sus familiares no pueden ayudarles a legalizar y traducir los títulos. Hay otros que sus familiares no disponen de medios.

La universidad te da título pero no trabajo, aunque el título es parte del trabajo porque cuando usted participa en una solicitud de trabajo se vale de un título universitario.

Los hay que han estudiado hasta doctores y no triunfan, pero tienen un mérito, el científico.

Para nosotros los universitarios, el mérito científico no son bienes materiales, es la inculcación de valores a otros individuos que forman parte de una generación de ciudadanos para el provecho de una sociedad.

La ciencia es una riqueza, y esa riqueza es la que hace grandes a las naciones.

La ciencia ayuda a los que tienen medios saber gestionarlos, y ayuda a las naciones saber desarrollarse.

No significa que aquellos que no tengan valor universitario no sean importantes, todo el mundo es útil al lado del otro, para ello tenemos lo centros profesionales. El que no haya ido a la universidad es tan útil como el que ha ido.

Vida funcionarial y administrativa

Ocupar un cargo en la administración no he hecho hasta aquí, pero sí la administración central del Gobierno de nuestro país me confió un cargo en una institución subregional que tiene sede en Guinea Ecuatorial, el parlamento comunitario, donde soy el Director General de Protocolo y Relaciones Publicas.

A nivel de responsabilidad, asesor de la alcaldesa de Malabo, ya que esos cargos son de confianza y su asesor técnico jurídico del ayuntamiento de Malabo.

A nivel de organización de eventos en nuestro país, hay un comité nacional de organización de eventos donde hay muchas figuras y lo lleva un presidente, acompañado de varios coordinadores, en este Comité de Eventos soy secretario coordinador administrativo desde 2013. Y en este mismo año tuve una designación por la confianza de la Primera Dama de la Nación para ser Consejero de su fundación FCMNO.

Todos estos son méritos de confianza que me asignan mis superiores.

En la UNGE soy profesor. En la asociación de egresados desde 2016 soy como Presidente, ya sabes que Guinea Ecuatorial y China llevan 50 años de relaciones diplomáticas.

Master en Asuntos Legales Internacionales de Familia y actualmente Doctorando: Perspectiva en torno a la formación continua.

En principio le diría que después de estudiar en la universidad de Pekín, una de las más antiguas de China que lleva 120 años de existencia, tuve la visión desde allá, porque si la beca me permitiese hacer master lo haría porque la edad con la que inicié la formación universitaria no fue la normal. Terminé el bachillerato superior a los 20 años, y para ir a estudiar fuera tuve que esperar otros tres años, de hecho agradezco mucho a mi padre porque fue quien hizo todas las gestiones y me hizo tener esperanzas.

Comencé la psicología en UNED, años después me adjudicaron la beca, y al llegar a China encontré que en el aula de clase era mayor que la mayor parte de mis compañeros, y después de terminar muchos se inscribieron a master y mis años de becario se habían acabado. Al llegar a mi país vi la necesidad de que no habría que contentarse por tener una licenciatura si la capacidad intelectual te permite estudiar más.

Tomé esa decisión de ahorrar medios para gestionar el lugar donde hacer mi master. Opté por universidades españolas, pero los costes eran elevados y el proceso de pago era complicado. Después tuve contacto con una universidad de Miami, Estados Unidos, en Atlantic International University, donde podía pagar 300 dólares por mes, y viendo mi condición económica decidí matricularme.

Visité la universidad para conocer mi método de aprendizaje, abrí la cuenta y empecé a hacer los trabajos online y algunos presenciales.

Tienen un programa de turnitin anti-plagio que analiza los trabajos, no da regular, o está bien o está mal. Fue una de las dificultades que tuve. Ellos no quieren muchas citas bibliográficas, quieren tus aportes. De hecho me especialicé en Asuntos Legales de la Familia Africana.

En el momento que me fui a Miami a defender mi maestría, fue cuando me di cuenta de que a mi edad se necesita un doctorado, porque había gente menor que yo y venía a defender su tesis doctoral.

De ahí uno me comentó que decidió formar a sus hijos porque no tuvo oportunidad de estudiar, y después de que sus hijos regresaron de la universidades le pagaron los estudios y ya está hasta su doctorado, es decir, el ambiente te obliga formarte para ser referencia y referente de muchos jóvenes. De hecho me he lanzado a doctorarme en el mismo contexto de Asuntos Legales Internacionales de Familia africana, porque sé que los ejecutivos necesitan colaboradores formados, y yo quisiera ser uno de estos.

En nuestra sociedad estamos viendo ciertas órdenes de alejamiento. Usted y su señora son del mismo pueblo, solo difieren de tribus y os ponen orden de alejamiento, mi pregunta es: ¿Dónde irá a vivir la persona si no tiene cobijo en otra parte del país?  

Es decir, son conceptos que están en nuestra administración de justicia, y deben ser contextualizados por los jóvenes que salen de los diferentes países para que no tengamos una ensalada mixta. Estas irregularidades son las que me obligan a seguir investigando para poder seguir de guía para esos jóvenes sobre los conceptos básicos de la familia africana.

Si dios me ayuda defenderé mi tesis doctoral el próximo año, porque me faltan créditos.

Como profesor longevo: descripción del egresado de la UNGE.

Teniendo en cuenta el tiempo que no ha sido en vano, cada estudiante es una fuente de conocimiento para el profesor. Estudiantes y profesores aprenden conjuntamente.

La descripción del estudiante de la UNGE es compleja porque había gente que no se creía en el proyecto de la creación de la misma universidad. En este sentido, agradezco a los primeros profesores que hicieron posible conllevar el proyecto del presidente de este país por apostar por la ciencia, de ahí el eslogan “Vale más un pueblo culto que uno rico”.

No es que no quisiera riqueza pero, la quiere en dimensiones ordenadas, y el orden viene de la formación.

Uno crece a través de su entorno, y los 20 años que llevo como profesor en la UNGE han hecho de mí el hombre que muchos ven hoy.

El estudiante de la UNGE se ha despertado ya por los resultados obtenidos por los primeros egresados, porque si ellos no hubiesen tenido aceptación positiva y responsabilidad, habríamos fracasado, porque ellos se encontraron con un problema serio: unos egresados de los grandes países con los que mantenemos relaciones diplomáticas, y algunos venían con el complejo de que estoy con uno que ha estudiado en Oxford, Salamanca, Complutense. Con este grueso de egresados procedentes de las grandes universidades, los de la Universidad Nacional se veían acomplejados pero supieron entrar y dieron la talla, y con esta capacidad se han motivado muchos padres a apostar por la formación de sus hijos en la UNGE.

El que no cree en nuestra universidad no cree en la ciencia, porque las universidades del mundo ya mencionan a la UNGE. Esta es la modesta experiencia que tengo respecto a la Universidad Nacional. Me ha hecho ser guineano de todas las zonas. Me ha hecho contribuir en el desarrollo de cada distrito, provincia y pueblo; porque con más de mil egresados que he tenido como estudiante, esto me permite vivir bien en cualquier latitud de este país.

Hasta el hecho de que uno me llame profe en un departamento es un orgullo, me da prestigio y honor.

Cuando veo al Ministro de Información, Prensa y Radio;  al Fiscal General del Estado y su adjunto, jueces y magistrados que saben que he contribuido positivamente en sus vidas;  me siento como un padre al lado de su hijo.

El sueño de todo padre es que su hijo sea grande, sea útil. Como a usted señor periodista Estanislao Ondo Esono Mokuy, egresado de la UNGE, le deseo éxito en su vida profesional. Eres un hijo nuestro, un hijo de Guinea Ecuatorial.

Puedo decirte que el Estado es como un ave, el ave tiene dos alas, pero las dos no pueden volar solas sin las plumas porque pierde el equilibrio.

Cada uno de nosotros es tan importante al lado del otro porque todos nos complementamos.

Descripción como persona y profesional.

Como jurista, me defino como formador porque pleitear es otra andadura judicial y requiere otra experiencia.

Ejercer de juez es interpretar lo que dice textualmente la ley sin mirar partes sino la legalidad. El ejercicio de un juez debe hacerse con nitidez, esta nitidez va en ti, en las sentencias y la ejecución de las mismas.

Como marido y padre, valoro mucho a la mujer en todas sus dimensiones como una de las perfectas personas que Dios mandó en la tierra, y deben estar unidos para lograr sus objetivos. Y si pudiéramos compartir las mismas perspectivas en torno a la mujer, creo que la mujer debería ser compañera, madre, amiga, hermana, y viceversa.

La felicidad la tenemos en nuestro entorno, pero no podemos alcanzarla si no hay amor. Si quieres ser feliz hay que ser amado. Si quieres ser rico hay que trabajar.

Como padre, el deseo mío para con mis hijos es la copia de lo que hizo mi padre para con nosotros. Mi padre ha sido un gran funcionario para tener lo mejor. Y la gente le preguntaba qué es lo que llamaba lo mejor si ni en su pueblo tiene casa, y él dijo, “yo no sé construir casas pero tengo una obra en la vida que son mis hijos”, ellos si harán la edificación de obras materiales, tengo que construirles a ellos y los medios no me llegan para llevar dos obras a la vez. Es la misma filosofía que llevo para mis hijos, para todos los hijos de Guinea Ecuatorial en general y en particular a los de mi familia.

Este país puede ser grande si alcanzamos un cuarenta por ciento de población formada, puesto que este porcentaje puede ayudar a otros.