El Chelsea, equipo dirigido por el entrenador alemán Tomas Tuchel, ha derrotado en la noche de ayer sábado al Manchester City del entrenador español Guardiola, en el estadio O Dragao de Porto en Portugal con un gol solitario gol del alemán Havertz, el fichaje más carro del equipo londinense, que fue suficiente para levantar su segunda champions league tras la conseguida en el año 2012 contra el Bayern.

Guardiola sorprendió a muchos-quizás no-al no alinear de entrada a ningún medio defensivo. Fernandinho y Rodri se quedarón fueron suplentes. Juntó en la medular a Gündogan y De Bruyne, decidió no alinear a ningún delantero puro de entrada-Agüero y Gabriel Jesus se quedaron en el banquillo-y salió en ataque con Foden, Bernardo Silva, Mahrez y Sterling, mientras que en defensa puso a Zinchenko, John Stones, Rúben Dias y Walker con el portero brasileño Ederson bajo los palos.

Por su parte, el entrenador alemán salió con Edouard Mendy bajo los palos, Rüdiger, Azpilicueta, Thiago Silva, Kanté, Reece James, Jorginho, Chilwell, Timo Werner Havertz y Mason Maount. Un once mucho más “equilibrado” que el que presentó Guardiola.

El primer periodo fue un autentico baño de fútbol del equipo deTuchel. Aunque perdiera en el minuto 38 al experimentado defensa brasileño Thiago Silva por una lesión, el dominio no cesó. Un dominio que dio sus frutos a los 41 minutos cuando el joven inglés Mason Mount filtró un pase desde la medular para que lo cazara Havertz, quien condujo la bola, se deshizo de del portero del City y marcó a puerta vacía. Un gol que hacía justicia con lo que se vivió en O Dragao en la primera parte de esta final de Champions League.

Durante esta segunda parte, el City perdió en el minuto 59 a uno de sus jugadores más importes Kevin De Bruyne quien tuvo que abandonar el terreno de juego tras un encontronazo con el defensa del Chelsea Rüdiger. Entró el delantero Gabriel Jesus en su lugar.

En la segunda parte el City mejoró y se hizo dueño del balón. Asfixió al Chelsea, quien ya no conseguía encadenar diez pases o salir con el balón. Aún así el City no conseguía igualar la contienda. Guardiola dio entrada al delantero Kun Agüero, pero tampoco ayudar a su equipo a lograr el gol del empate que podría llevarlos al menos a la prórroga. No jugaron los españoles Rodri, Laporte y Ferrán. Sorprendió más la ausencia de este último durante todo el partido, puesto que estaba llevando una buena racha goleadora este año y lo que necesitaba el City era gol.

Ganó el Chelsea de Tuchel, un entrenado que perdió hace unos meses esta competición con el equipo francés, PSG, y fue despedido por éste, pero ahora se alza la Orejona con un equipo que ha dirigido sólo 30 partidos tras sustituir a Lampard. El internacional español César Azpilicueta levantó la copa y se convierte en el primer español en hacerlo con un equipo extranjero. El incombustible mediocentro francés Ngolo Kanté fue designado MVP del partido, quien estuvo en todas y frenó las numerosas embestidas de City.

Perdió Guardiola su primera final después de las ganadas con el Barcelona. El City vuelve a quedarse sin cetro europeo a pesar de las inversiones millonarias realizadas. Tendrá que esperar otra cita al igual que su entrenador, quien no consigue alzarse de nuevo con la Orejona, pero al menos ha vuelto a estar en una final casi 10 años después.