El exfutbolista brasileño Edson Arantes do Nascimento, “Pelé” se encuentra ingresado desde hace seis días en el Hospital Albert Einstein de Sao Paulo, Brasil. Según medios brasileños, acudió para someterse a una serie de pruebas rutinarias que había atrasado por culpa de la pandemia. Una vez finalizados los exámenes, Pelé ha permanecido en observación.

Pelé, fue quién informó el pasado 31 de agosto a través de sus redes sociales que acudió a un hospital de Sao Paulo para realizar una serie de exámenes de rutina, pero aseguraba encontrarse bien de salud. “Chicos, no me desmayé y estoy muy bien de salud. Fui a mis exámenes de rutina, que no había podido hacer antes debido a la pandemia. ¡Hágales saber que no juego el próximo domingo!”, escribía la leyenda.

Las causas por las que sigue ingresado se desconocen y se está a la espera de que a lo largo del lunes, el hospital publique un comunicado sobre el estado de ‘O Rei’. Según diversos medios locales, durante los exámenes de rutina fueron detectadas algunas alteraciones y el equipo médico optó por el ingreso del considerado como mejor jugador del Siglo XX.

La salud del tres veces campeón del Mundo se ha visto debilitada en los últimos años, lo que, junto con la pandemia, le ha mantenido prácticamente recluido en su casa del litoral de Sao Paulo junto a sus familiares y amigos más cercanos, y alejado del foco mediático.

Incluso su propio hijo lo aseguró durante una entrevista en TV Globo el año pasado, donde explicó que el brasileño estaba “deprimido” y que “esta avergonzado” porque necesitaba ayuda para caminar. “No quiere salir, ser visto o hacer prácticamente cualquier cosa que implique salir de la casa. Es solitario“, comentó. La última aparición pública de Pelé fue en un video con motivo de su 80 cumpleaños, donde se mostró agradecido a Dios por su estado de salud: “En primer lugar tengo que agradecer a Dios por la salud de llegar hasta aquí, con esta edad y lúcido, no muy inteligente, pero lúcido“. A falta de poco más de un mes para ser su próximo cumpleaños, la salud de la leyenda del fútbol vuelve a ser delicada.