El trabajo, dirigido por el Dr. Antonio Rosas, paleontólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) de España, busca fósiles que muestren la evolución de los seres humanos. El proyecto se desarrolla en colaboración con la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial (UNGE) e INDEFOR.

Un equipo de biólogos, geólogos y arqueólogos, españoles y ecuatoguineanos, se adentra en los bosques de Guinea Ecuatorial para intentar desentrañar los orígenes del ser humano. Los científicos se plantean preguntas de gran trascendencia científica: ¿Cuándo llegaron los primeros humanos a Guinea Ecuatorial? ¿Cómo era el antepasado que compartimos los seres humanos con gorilas y chimpancés? Este proyecto, una muestra más de colaboración entre España y Guinea Ecuatorial, está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación de España, el CSIC y la Fundación Palarq.

A partir de hoy 13 de julio, los expertos trabajarán durante varias semanas en distintas áreas de Río Campo, Monte Alén y el estuario del Río Muni, buscando evidencias de los humanos prehistóricos que habitaron los bosques lluviosos del África Central, un lugar clave para entender el origen de nuestra especie. Hoy sabemos que esta región fue poblada hace al menos 40.000 años, pero quedan muchas incógnitas en torno a aquellos pobladores de la prehistoria. Los científicos buscan testimonios de su registro natural y cultural y de los ecosistemas donde vivieron.

Y más aún, remontándose a las fases más antiguas de la evolución humana, el equipo de científicos se pregunta también por los orígenes del caminar bípedo, el rasgo más esencial de la evolución humana. Persiguen en su proyecto desvelar cómo se movía el último ancestro común que ha compartido el ser humano con chimpancés y gorilas. Los bosques de Guinea Ecuatorial son un lugar idóneo para cumplir este importante objetivo científico.