United Airlines retirará de forma temporal sus 24 aviones activos de este modelo y Japón prohibirá su vuelo.

El fabricante de aviones norteamericano Boeing ha recomendado a las compañías aéreas suspender el uso de algunos de los aviones modelo 777 tras el accidente del pasado sábado en Denver (EEUU) de un avión de United Airlines cuyo motor se desintegró en pleno vuelo. La Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos ordenó ayer una inspección de emergencia a los aviones de este modelo con motores PW 4000 (de la marca Pratt & Whitney) y Japón ha suspendido su uso en territorio nacional. Este modelo sólo se opera en EEUU, Japón y Corea del Sur.

De momento, Boeing ha recomendado que las aerolíneas suspendan sus operaciones con este modelo de avión y este tipo de motor hasta que los reguladores estadounidenses decidan cómo proceder. United Airlines ya ha dicho que retirará de forma voluntaria y temporalmente los 24 aviones 777 de estas características que tiene activos.

Según el fabricante norteamericano, hay 69 de los aviones de este modelo actualmente en servicio mientras que 59 están parados, debido precisamente a la pandemia, que ha obligado a las compañías aéreas a reducir su oferta de vuelos debido al desplome de la demanda de pasajeros. Como consecuencia, la mayoría tiene parte de la flota en tierra.

La mayoría de las aerolíneas estaba ya retirando este modelo de sus flotas, dado que estos aviones son más antiguos y menos eficientes en combustible.

El sábado un avión modelo 777 de la compañía United Airlines aterrizó de emergencia en Denver tras fallar su motor derecho. Las imágenes publicadas por la policía en BroomfieldColorado, muestran restos del aparato que cayeron sobre zonas pobladas, incluida la cubierta del motor del avión, que se ve esparcido en el jardín de una casa.

VARIOS ACCIDENTES

No es el primer incidente con este tipo de aparato. Ya en febrero de 2018, un avión del mismo modelo operado por United y con destino a Honolulu sufrió un fallo en el motor y un trozo de cubierta cayó poco antes de que el avión aterrizara.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) ha asegurado, con respecto al incidente del sábado, que la mayor parte del daño se limita al motor derecho, y que los daños en el avión fueron menores, según Reuters.

“Estamos revisando todos los datos de seguridad disponibles”, ha dicho la FAA en un comunicado. “Basándonos en la información inicial, hemos llegado a la conclusión de que debería aumentarse el intervalo de inspección para las aspas huecas del ventilador, exclusivas de este modelo de motor que se utiliza únicamente en aviones Boeing 777”. La agencia estadounidense emitirá una directiva de aeronavegabilidad de emergencia.

JAPÓN PROHÍBE SU USO

Japón, por su parte, ha ordenado suspender el uso de estos aviones a las aerolíneas Japan Airlines y ANA Holdings, que son las únicas que los operan en el país.

El Ministerio de Transportes ha recordado que el 4 de diciembre de 2020, un vuelo de Japan Airlines tuvo que regresar al aeropuerto de origen debido a un mal funcionamiento en el motor izquierdo. Entonces se encontraron daños en dos de las aspas del ventilador del motor izquierdo.

United Airlines es el único operador estadounidense que utiliza este tipo de aviones, mientras que las otras aerolíneas que los utilizan están en Japón Corea del Sur. Este último país aún no ha dado instrucciones a las compañías. Korean Air Lines tiene 16 aviones de este modelo, 10 de ellos almacenados.

Boeing tuvo problemas también con el modelo 737 Max, tras los accidentes mortales ocurridos en 2018 y 2019 con dos de estos aparatos. Entonces, muchos países decidieron prohibir todo vuelo comercial con este modelo en su espacio aéreo.