África subsahariana hacia una recuperación del consumo e inversión privada más lenta de lo previsto en 2021

0

Según las perspectivas económicas mundiales, el Banco Mundial prevé que África subsahariana registrará una recuperación moderada en 2021, con una tasa de crecimiento del 2,7%. La recuperación del consumo y la inversión privada podría ser más lenta de lo previsto anteriormente, pero las exportaciones deberían acelerarse progresivamente, gracias a la reactivación de las actividades de los principales socios comerciales. 

Las últimas estimaciones disponibles indican que la producción en el África subsahariana se redujo en un 3,7% en 2020 debido a las perturbaciones de la actividad económica provocadas por la pandemia de COVID-19 y las consiguientes medidas de contención. Como resultado, el ingreso per cápita disminuyó en un 6,1%, y el nivel de vida promedio volvió a los niveles registrados hace más de un decenio en una cuarta parte de los países de la región. Los Estados más afectados son aquellos en que la pandemia ha sido más aguda.

Las previsiones de crecimiento lento en el África subsahariana se deben en este sentido a la persistencia de la epidemia de COVID-19 en varios países, lo que obstaculiza la recuperación económica. Según las proyecciones, la pandemia provocará un descenso del 0,2% en los ingresos per cápita este año y hará que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) sean aún menos accesibles para muchos países de la región. Se prevé que esta inversión de la tendencia llevará a decenas de millones de personas más a la pobreza extrema en 2020 y 2021.

Se prevé que Nigeria crecerá un 1,1% en 2021. Sin embargo, la actividad económica podría verse frenada por la debilidad de los precios del petróleo, las cuotas de la OPEP, la caída de las inversiones públicas como consecuencia de la debilidad de los ingresos del Estado, la insuficiencia de las inversiones privadas debida a las quiebras de empresas y la falta de confianza de los inversores extranjeros. 

Para Guinea Ecuatorial, el Banco Mundial prevé una recesión económica de -2,8% para este año 2021, contra un -9,0% registrado en el año 2020.

En Sudáfrica, se prevé que el crecimiento se recuperará en un 3,3% en 2021, con una recuperación inferior a la prevista anteriormente debido a los efectos persistentes de la pandemia y al probable mantenimiento de varias medidas de mitigación de los riesgos de propagación del virus.

Se espera que la recuperación sea ligeramente más sostenida -aunque inferior a los promedios históricos- en países exportadores de productos agrícolas, en los que la actividad se verá afectada por los altos precios mundiales de los
productos agrícolas. 

Las previsiones apuntan a una recuperación más débil para los exportadores de productos industriales. Mientras que los precios de los metales se recuperaron ligeramente en el segundo semestre del año pasado, los precios del petróleo se mantuvieron muy por debajo de lo que eran en 2019, lo que afectó negativamente a los exportadores de petróleo (Angola, Chad, República del Congo, Gabón, Ghana, Guinea Ecuatorial).

Las perspectivas para el África subsahariana están expuestas a varios riesgos de degradación.

El crecimiento de los principales socios comerciales podría ser inferior a lo previsto. Es probable que la distribución a gran escala de una vacuna contra la COVID-19 en la región se vea obstaculizada por una serie de obstáculos, como las deficiencias de la infraestructura de transporte y la falta de capacidad de los sistemas de salud. Estos problemas, agravados por desastres naturales, como las recientes inundaciones, que han causado enormes daños, y el aumento de la inseguridad, especialmente en el Sahel, podrían retrasar la recuperación. 

La deuda pública de la región ha aumentado considerablemente, hasta un promedio estimado del 70% del PIB en el último año, lo que aumenta la preocupación por la sostenibilidad de la deuda en algunos países. 

Los bancos podrían experimentar un fuerte aumento de los préstamos improductivos, ya que las empresas tienen dificultades para atender el servicio de su deuda debido a la caída de sus ingresos. 

Los efectos negativos a largo plazo de la pandemia podrían frenar el crecimiento a largo plazo debido a la magnitud de la deuda, que paraliza la inversión, el impacto de la contención en la escolarización y el desarrollo del capital humano, y el deterioro del estado de salud de la población.