Este martes, 30 de marzo, en un acto llevado a cabo en la Sala de Conferencias de Ngolo en la ciudad de Bata y presidido por el Vicepresidente de la República de Guinea Ecuatorial, encargado de Defensa y Seguridad del Estado, Teodoro Nguema Obiang Mangué, alrededor de 1402 damnificados de las explosiones del 7M han recibido ayuda en efectivo de los 1.500 millones XAF desbloqueados por el Gobierno para tal fin.

Se trata de la segunda tanda de ayudas pecuniarias que ofrece el Gobierno de Guinea Ecuatorial dirigidas aquellos ciudadanos que sufrieron daños materiales causados por las explosiones del 7M en el Cuartel Militar de Intervención Rápida de Nkoantoma en la ciudad de Bata. Dichos ciudadanos son habitantes generalmente del barrio de Nkoantoma, epicentro de las explosiones, así como los barrios colindantes al Cuartel Militar, como es el barrio de Mondong, el nuevo barrio que se encuentra en las cercanía del Polideportivo de Bata y en la nueva zona Ministerial.

En la ceremonia también estuvieron presentes la Secretaria de Estado, encargada de la Tesorería, Milagrosa Obono Angüe y el Ministro de Obras Públicas, Viviendas y Urbanismo, Clemente Ferreiro Villarino y, como ya se hiciera en el primer acto de entrega de ayuda en efectivo a los damnificados el pasado 24 de marzo en el mismo escenario y dirigido también por el Vicepresidente, los montos entregados variaban en función de los daños materiales sufridos en sus inmuebles por cada ciudadano, con el propósito de ayudarle a hacer frente a ellos.

Después de que mediante Decreto Número 25/2021, de fecha 09 de marzo, se declara zona catastrófica a la ciudad de Bata y se activaran medidas urgentes para proteger a los damnificados y reparar los daños causados, varias han sido las iniciativas tanto del sector público como del privado, nacional e internacional, para brindar apoyo a aquellos ciudadanos que sufrieron directa o indirectamente los devastadores efectos de las explosiones del 7M. En este se ha ofrecido ayuda humanitaria a los damnificados en forma de productos de primera necesidad o atenciones médicas, pero también es indispensable que los que perdieron sus viviendas puedan recuperarlos, repararlos o reconstruirlos.