Mensaje del Presidente de la República en ocasión del Año Nuevo 2021

0
[:es]Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, Presidente de la República.[:]

El Presidente de la República, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, firma el mensaje de felicitación por el Año Nuevo 2021, cuyo contenido íntegro reproducimos a continuación.

-“Mensaje de Su Excelencia Obiang Nguema Mbasogo, Presidente de la República, con ocasión del fin de año 2020 y comienzo del año 2021.

Malabo, 31 de Diciembre de 2020,

Estimados Compatriotas;En una fecha tan señalada con el día de hoy, 31 de Diciembre de 2020, que anuncia el fin del presente año y la entrada del nuevo año 2021, es lógico que, como Jefe de Estado, salude al noble pueblo de Guinea Ecuatorial y lo felicite por este acontecimiento de carácter Internacional, que es el intercambio de los dos años, momento en que el Pueblo se felicita por los logros alcanzados durante el año que termina y hace grandes especulaciones para abordar el nuevo año.

En efecto, a pesar de las grandes vicisitudes económicas y sociales que han sobrevivido al Pueblo de Guinea Ecuatorial por la aguda crisis económica mundial y la crisis sanitaria provocada por la pandemia del Coronavirus COVID-19, felicito al Pueblo de Guinea Ecuatorial por la madurez de su comportamiento cívico social que ha mantenido el estado de Paz, Seguridad, Orden y Armonía reinantes en el País, lo cual ha permitido al Gobierno realizar los programas de desarrollo nacional conforme a sus capacidades financieras.

Y por qué no, debemos felicitar también al Pueblo de Guinea Ecuatorial que por la gracia de Dios, verá el amanecer de mañana el nuevo año 2021, en el cual albergamos la esperanza de que la misericordia del Hacedor aliviará al Pueblo de Guinea Ecuatorial de posibles nuevas catástrofes en el curso de su historia.

Estimados compatriotas;
La experiencia vivida del pasado nos demuestra que la vida es una lucha constante, cuyos fenómenos o causas son diferentes de una época a la otra.

En efecto, en el pasado reciente de nuestra historia, podemos recordar los hechos históricos que han marcado nuestra trayectoria política, como la imposición de la dictadura contra la cual luchó el Pueblo durante 11 años; la crisis económica que continuó después por el abandono de las actividades productivas y el descenso del precio de las materia primas de exportación; el inicio de la producción petrolera en nuestro País y la lucha política que levantó dicho descubrimiento; el fenómeno del multipartidismo y las pugnas entre los Partidos Políticos recién creados; el programa de la utilización de los recursos petroleros para el desarrollo de Guinea Ecuatorial, más tarde la crisis del mercado del petróleo y recientemente la de la pandemia del COVID-19.

En todas y en cada una de esas facetas, el Pueblo de Guinea Ecuatorial ha reaccionado siempre con espíritu de patriotismo convencido de su conciencia nacionalista y el Gobierno ha adoptado en cada momento las estrategias que más convenían para abordar mejor cada situación.

Queridos compatriotas;
Estamos cerrando un año, para dar paso a un nuevo desafío del tiempo, en el que aparecerán nuevos retos llamados a transformar las circunstancias de nuestras vidas en diferentes contextos socio-políticos.   

Durante el año que terminamos, la República de Guinea Ecuatorial se ha sumado al conjunto de los esfuerzos del mundo internacional para tomar medidas que fuesen necesarias y las disposiciones logísticas y económicas para frenar la propagación desoladora de la pandemia COVID-19.

Debemos agradecer a Dios, porque las consecuencias del COVID no han alcanzado magnitudes desordenadas en el País. El trabajo del Gobierno y el de los comités técnico y político con los medios adecuados han reducido la incidenciade la pandemia en nuestro País.

Sin embargo, esta reducción no significa la no existencia de la crisis sanitaria ni el abandono de las medidas preventivas tomadas al efecto.

Al contrario, en consonancia con los demás países, estamos obligados a redoblar esfuerzos en el control y en el respeto escrupuloso de las medidas tomadas por el Gobierno, porque un rebrote del virus significaría el caos para el País.

Estimados Compatriotas;
La ocasión del fin de año y el inicio de uno nuevo, suele brindarnos la oportunidad de reflexionar con una mirada retrospectiva y de programar el futuro, en el que no debe faltar la ilusión y el compromiso patriótico de todos y de cada ciudadano.

Ciertamente, el panorama desolador del Año de la pandemia, puede vulnerar la ilusión y el ánimo de los ciudadanos. Y por otro lado, el hecho de hacer concentrado nuestros esfuerzos en paliar las consecuencias del COVID-19, no debe obligarnos a sentir el pesimismo; antes bien debemos armarnos de valor para continuar la ejecución de los programas ya adoptados a fin de conseguir alternativas satisfactorias a los retos y desafíos que vive nuestro mundo de hoy.

Queridos Compatriotas;
La vida de la nación es una lucha constante en la que la esperanza y la voluntad de superación son virtudes indispensables que no deben faltar a un Pueblo como Guinea Ecuatorial que, desde su liberación del colonialismo en 1968, viene construyendosu futuro superando los obstáculos que constantemente se interponen en su camino.

Dentro de este orden de ideas, no cabe la menor duda de que el año 2021 y los sucesivos, constituirán nuevas etapas de nuestra lucha permanente para conseguir los postulados nacionales que aseguren la plenitud del bienestar del Pueblo de Guinea Ecuatorial.

En este sentido las orientaciones de la Tercera Conferencia Económica Nacional, la Sexta Mesa del Diálogo Nacional y otros programas que han marcado las grandes líneas de la política nacional, deben constituir la guía permanente de los órganos decisorios y ejecutivos de la Nación.

El Gobierno de la República de Guinea Ecuatorial, debe alinear su política de inversión respetando los márgenes fijados por el mercado del crudo, como producto básico de nuestra economía; el incremento de la producción nacional deben orientarse a la construcción de las pequeñas y medianas empresas e industrias de consumo nacional; a la explotación de los sectores de la agricultura, la pesca y el turismo, al tiempo que debemos mejorar el sector de los servicios con el control y la mejora de la gestión administrativo.

Debemos potenciar al sector privado, como motor fundamental de la economía nacional aumentando la capacidad financiera de los bancos nacionales, porque un sector privado no puede funcionar sin el apoyo financiero de los bancos.

El desempleo de un gran número de jóvenes egresados de las Universidades sigue constituyendo unas de las grandes preocupaciones del Gobierno. Para su solución, encomiendo al Ejecutivo que tome todas las disposicionesa su alcance para dar solución a este problema crucial para absorbera todos los egresados de las Universidades y Centros de Formación Profesional; urge pues, la adopción de disposiciones que faciliten créditos a la inversión privada, para el incremento de la actividad empresarial capaz de absorben gran parte de nuestros jóvenes profesionales.

Estamos convencidos de que una nueva esperanza es posible para una nueva recuperación económica saneada, desde la reactivación de los niveles de producción de los principales recursos de exportación.

Sin embargo, no podemos pretender a una recuperación que beneficie a todos, si no practicamos la solidaridad, el espíritu nacionalista y la unidad de criterios.

El nuevo espíritu de recuperación política y económica no podrá hacerse en las circunstancias que algunos quieren aprovechar el río revuelto y ganancia de pescadores, oportunistas en detrimento de los proyectos de desarrollo concebidos para todos.

De ahí que nuestra principal lucha seguirá siendo contra el virus de la corrupción y de la mala administración de los fondos públicos, para la mejor implementación de los objetivos propuestos del Gobierno, cuyo daño está llegando a proporciones mayores que la propia crisis del COVID-19.

Estimados Compatriotas;
La interrupción de nuestro proceso de desarrollo por la actual crisis económica y la pandemia del COVID-19 no debe minimizar de modo alguno la ingente labor realizada por el Gobierno desde el acontecimiento del día 3 de Agosto de 1979, cuyos objetivos políticos, sociales y económicos estamos consolidando actualmente. Nuestra preocupación, por tanto es vigilar y poner en valor estos objetivos iniciados desde una inspiración basada en la libertad para todos, en el marco de una solidaridad activa para caminar unidos hacia el destino que la historia nos ha deparado.

Para ello, no nos cansaremos de invitar a todos al cambio de mentalidad, a la unidad y solidaridad parque solo así podemos alcanzar un bienestar para todos y garantizar un futuro de Paz,de fraternidad y de desarrollo en todos los sentidos.

A pesar de esta interrupción, debemos aplaudir y estar orgullosos de que en plena crisis, hemos podido sobrevivir y alcanzar la materialización de importantes proyectos fundamentales para la población.   

En efecto, hace escasamente unas semanas se ha inaugurado el primer Centro de Fertilidad Asistida de Djibloho, junto a la Universidad Afro-Americana de África Central y la Escuela Militar de la Marina de Tika, de vocación internacional y la puesta de la primera piedra del Hospital Central de Niefang y otras iniciativas de política social del Gobierno para garantizar los derechos de los ciudadanos de tener acceso a la paternidad, a la salud y a una formación de calidad en todos los órdenes.

El Centro de Fertilidad Asistida de Djibloho posee, en efecto, la tecnología más actualizada de la fertilización humana asistida. Y con la experiencia de esa iniciativa concluida por el Gobierno, la Ciudad de la Paz va a convertir en el principalcentro de fecundación asistida en África Central.

Queridos compatriotas;
Como ya estamos acostumbrados a un análisis retrospectivo del pasado inmediato, este nuevo año que empezamos debe volver a constituirse en espejo, en el que miraremos nuestra andadura y nuestros comportamientos y nos proponemos a iniciar un nuevo camino en el curso del cual no faltaran obstáculos.

Seguiremos inculcando para ello, una política de cohesión interna; un espíritu de concentración y de consenso entre todos los actores políticos del espectro nacional, haciendo cada vez más responsable a la población de su propio protagonismo, para alcanzar una Guinea Mejor por todos y para todos.

Estimados Compatriotas;
Nos despedimos del año 2020, con bastantes motivos que pueden justificar actitudes de desesperación o de indolencia. ¡Que se queden atrás y en el olvido con el comienzo del nuevo año 2021!

Queremos que la esperanza prevalezca y prevalecerá o desde el compromiso patriótico y colectivo de todos los Ecuatoguineanos, de transformar su Justicia en Libertad, en Democracia y en Desarrollo; esta tierra que hemos heredado de nuestros antepasados y que debemos legar a las presentes y futuras generaciones en las más óptimas condiciones merecidas.

Por eso, no podemos terminar nuestro mensaje tradicional de fin de año, sin dedicar un piadoso recuerdo a todos los compatriotas que han dejado un vacío imborrable en nuestro quehacer cotidiano de construir una Guinea Mejor. Su memoria estará presente en el futuro, como testimonio de su contribución a la unidad y a la reconciliación nacional del País.

¡Que el nuevo año 2021, sea un año de gracias y de bendiciones sobre Guinea Ecuatorial!

¡Que la Paz que nos ha costado conseguir y defender siga siendo el objetivo de nuestros esfuerzos, para garantizar un País que brille por su Dignidad y Desarrollo y que sea referente en el concierto de las Naciones de África y del Mundo!

¡FELIZ AÑO NUEVO 2021!

MUCHAS GRACIAS”.-