El abuso de una posición dominante enmarcada en la lucrativa industria de la música, se presenta como trasfondo del juicio que arranca este lunes 9 de agosto, con la selección del jurado contra el multi galardonado artista y compositor de RnB y pop soul Robert Kelly, conocido como R. Kelly.

Frente a la jueza y al jurado, R Kelly tendrá que responder a varios cargos: extorsión, explotación sexual de menores, secuestro… El cantante está siendo procesado por hechos que abarcan 25 años.

Afronta 22 cargos criminales por presuntos abusos sexuales contra 11 niñas y mujeres entre 1994 y 2018. La acusación ha descrito una trama de reclutamiento de niñas y mujeres durante conciertos, abusos sistemáticos de las víctimas y un posterior reino del terror para esconder sus presuntas actividades delictivas. Durante el juicio, los fiscales tratarán de demostrar que la exestrella montó un verdadero sistema de depredación.

Muchos esperan que será mencionado el matrimonio de R. Kelly con la cantante Aaliyah en 1994. Un matrimonio anulado por el uso de un certificado falso que afirmaba que la joven tenía más de 18 años, cuando tenía sólo 15.

En el documental “Surviving R. Kelly”, de 2019, varias mujeres acusaron al artista de abusos. Éste siempre ha negado los hechos y se declara inocente.

Se espera que el juicio, que se inicia en Brooklyn, dure varias semanas. Si es condenado, Kelly se enfrenta a hasta 20 años de prisión.

La jueza ha decretado el anonimato del jurado para garantizar su seguridad, y su confinamiento parcial para no exponerlo a la descomunal atención mediática que recibe el proceso.

Además, se esgrime que algunos testigos han acusado a Kelly de silenciar a sus supuestas víctimas y testigos a través de chantajes y amenazas, lo que justifica el aislamiento dentro de la corte, donde tampoco podrá acceder la prensa, que seguirá el juicio en una sala anexa.