La situación sociopolítica en Chad preocupa a los países de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC) cuyos líderes podrían reunirse próximamente en Yaundé, la capital camerunesa, para una cumbre extraordinaria. Según fuentes diplomáticas, el baile de emisarios observado recientemente parece apoyar esta tesis.

Tres semanas después de la brutal muerte del presidente Idriss Déby Itno, las nuevas autoridades agrupadas en el Consejo Militar de Transición (CMT) ante los ataques de los movimientos rebeldes y las protestas de los partidos políticos de oposición y la sociedad civil multiplican las iniciativas para legitimar su poder transitorio que debería durar dieciocho meses. Esto explica el despliegue de emisarios del Consejo Militar de Transición a los líderes de la CEMAC.

 El 7 de mayo de 2021, el Jefe de Estado camerunés Paul Biya, también actual presidente de la CEMAC, recibió una delegación enviada por el presidente de la CMT, general Mahamat Idriss Deby Itno encabezada por el subdirector del Gabinete Civil de la presidencia Abdelkerim Deby, fueron igualmente recibidos este sábado 8 de mayo por el Jefe de Estado ecuatoguineano, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, y el 7 de mayo de 2021 fue recibido por el presidente Congoles Denis Sassou Nguesso en Oyo.

Según el enviado chadiano, esta gira por la subregión tiene como objetivo explicar a los Jefes de Estado el proceso en marcha en Chad desde la muerte del mariscal Idriss Deby Itno. Es decir, “el proceso de una transición pacífica y tranquila que desembocará en elecciones libres, transparentes y democráticas”. En otras palabras, las nuevas autoridades chadianas pretenden “buscar la orientación de los jefes de estado de la subregión y obtener su apoyo para el éxito de este proceso” con miras a un rápido retorno al orden constitucional.

El enviado especial manifestó que Guinea Ecuatorial constituye la última etapa de la gira que realiza por los países de la Zona CEMAC, para explicar la situación de su nación tras la muerte del presidente Deby y los mecanismos que se llevan a cabo para asegurar el proceso de transición en la República de Chad.

La oposición y la sociedad civil que forman la coalición ciudadana de Wakit Tama anunciaron el 8 de mayo, manifestaciones populares en todo el país con el fin de obtener la salida del poder de la junta militar. De acuerdo con información fidedigna, estas manifestaciones inicialmente prohibidas fueron finalmente autorizadas por la CMT “con el consejo de ciertos líderes de la subregión, convencidos de que lo que está sucediendo actualmente en Chad es un golpe de fuerza, pero que el contexto la llegada de militar al poder requería circunstancias atenuantes. Por eso no hemos registrado ni siquiera una condena de principio “. Lo que, en el lenguaje grandilocuente de la diplomacia, sugiere implícitamente que “los jefes de Estado de la CEMAC han apodado a las nuevas autoridades chadianas”, dijo una fuente familiarizada con el asunto.

Según las últimas noticias, se han intensificado las protestas que originalmente eran “pacíficas” y “toleradas” por los militares, especialmente en Ndjamena, la capital, donde se informa de varios enfrentamientos y numerosas detenciones. Según testimonios que lo corroboran, el ejército utilizó gases lacrimógenos y disparó munición real para dispersar a los manifestantes que habían levantado barricadas en las principales vías de la ciudad. El saldo provisional de la mañana indica una decena de heridos, algunos de cuyos pronósticos amenazan la vida.