El líder criminal nigeriano Awalun Daudawa, considerado el responsable del secuestro, en diciembre de 2020, de 300 estudiantes en una escuela de la región de Katsina, ha muerto en un tiroteo ocurrido este viernes, según han confirmado fuentes oficiales.

Daudawa fue detenido tras la resolución del secuestro aunque recibió una amnistía en febrero de este año, tras la que prometió a los medios nigerianos que jamás volvería a coger un arma.

Sin embargo, el líder criminal regresó con su antigua banda a principios de esta semana hasta que se vio inmerso en un tiroteo, presumiblemente durante un robo de ganado a una banda rival, en el estado de Zamfara, que acabó con su vida, según el portavoz de la Gobernación del estado, Ibrahim Zauma.

“Nueve días después de que Auwalun Daudawa regresara a la jungla tras jurar por el glorioso Corán que jamás volvería a delinquir, se ha encontrado con su Waterloo. Le mataron cuando intentaba robar ganado”, ha hecho saber Zauma en su cuenta de Twitter.

Los estudiantes se reunieron con sus familias una semana después de haber sido secuestrados.

El Gobierno nigeriano insistió después en que no se pagó ningún rescate en ese caso, pero sí reconoció que los niños fueron liberados después de entablar negociaciones con los secuestradores.