Este miércoles 02 de diciembre, el Presidente del Consejo Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO), Agapito Mbá Mokuy, ha presidido la apertura de la ducentésima décima sesión cuyos trabajos se llevan a cabo de manera telemática.

Un caso sin precedentes en los 75 años de historia desde la creación de esta organización como consecuencia de los devastadores efectos causados por la pandemia del coronavirus.

Antes de proceder a la apertura de la ducentésima décima sesión de la UNESCO, Mbá Mokuy ha rendido homenaje a los sanitarios, cuerpo de bomberos, policías y voluntarios que luchan en primera línea de fuego contra el Covid-19, también se ha guardado un minuto de silencio en memoria de los personajes fallecidos desde la última sesión del mes de julio de este año 2020.

Dando una voz de alarma, el Presidente del Consejo Ejecutivo que probablemente se enfrenta al mandato más amargo de la historia, ha dicho que la humanidad se encuentra en la misma encrucijada que motivó la creación de este órgano de la ONU después de la segunda guerra mundial, con más de un millón de muertos y los alarmantes datos estadísticos en los hospitales que a fecha de hoy supera ya los 64 millones de infectados por coronavirus en todo el mundo, Mbá Mokuy ha pedido más implicación a la comunidad internacional y la misma población para salvar la humanidad, la economía mundial y recuperar el modus vivendi que todos añoramos.