Los analistas angoleños defienden la “refundación” de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) y consideran la Cumbre de Luanda como “una reunión más” que no elimina el eterno problema de la movilidad ciudadana entre los países miembros de la organización.

El sábado 17, Angola asumirá la presidencia rotatoria de la CPLP durante otra reunión de jefes de Estado de la organización, que se celebrará en Luanda.

El gobierno de João Lourenço eligió la promoción de la cooperación económica y empresarial como la principal tarea a realizar durante los próximos dos años de su mandato, como dijo a la prensa el embajador Oliveira Joaquim Encoge.

“Se constató que la pandemia creó inmensas dificultades en los Estados miembros, creó numerosas limitaciones para la materialización de diversos objetivos”, dijo el portavoz a la prensa, quien consideró “brillante” el mandato de Cabo Verde al frente de la organización, destacando que , “En la práctica, Angola comienza hoy su mandato”.

Sin embargo, el especialista en Relaciones Internacionales Israel Bonifácio sugiere la “refundación” de la CPLP para que los ciudadanos de los países miembros puedan verse en la comunidad.

“La CPLP tiene que dejar de ser una organización de élite y empezar a servir al ciudadano común y, al refundarse, tiene que lidiar con cuestiones del contexto actual”, sostiene.

Para ese analista, los países africanos están más interesados ​​en permanecer en la comunidad que países como Portugal. cuyo interés radica únicamente en la preservación de la lengua portuguesa.

Por su parte, el periodista Ilídio Manuel entiende que la Cumbre de Luanda será una más para sumarse a muchas otras que, a su juicio, “sólo pretenden transmitir la idea de que están unidos”.

Manuel también considera que las facilidades de movilidad de los ciudadanos en los países miembros sigue siendo el gran desafío para los líderes de la CPLP.

Ese periodista destaca los desacuerdos latentes entre Angola, Guinea Bissau y Brasil y también la permanencia en el grupo de Guinea Ecuatorial, cuyo gobierno sigue aplicando la pena de muerte.

“Parece una comunidad de países más unida en lengua portuguesa de lo que cabría esperar, como lo es la movilidad de los ciudadanos”, dice.

Ayer, 12, expertos de los Estados miembros evaluaron las acciones indicadas durante el mandato de Cabo Verde.

La cumbre estará precedida por una mesa redonda, al margen de la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de la CPLP, una reunión del Grupo Técnico del Comité Consultivo Permanente y reuniones del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional y también del Consejo de Ministros de la CPLP, el viernes 16.

La Conferencia se reúne habitualmente cada dos años, con la XII celebrada en 2018, en Cabo Verde, que vio su mandato extendido por un año más debido a la pandemia de Covid-19.

La CPLP, fundada el 17 de julio de 1996 en Lisboa, está formada por nueve Estados, a saber, Angola, Brasil, Cabo Verde, Mozambique, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Santo Tomé y Príncipe, Timor Oriental y Portugal, que alberga la organización sede.

Cabe destacar que Guinea Ecuatorial se incorporó a la organización desde hace siete años.