A partir de este lunes 26 de julio de 2021, las puertas de la Embajada de Guinea Ecuatorial en Londres permanecerán cerradas. Así lo ha confirmado el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Simeón Oyono Esono. Según el Jefe de la de las relaciones diplomáticas de nuestro país, esta decisión es como una respuesta a las acusaciones que considera “arbitrarias e infundadas del Gobierno Británico contra el Vicepresidente de la República de Guinea Ecuatorial, Teodoro Nguema Obiang Mangue”. Unas palabras que ha pronunciado en esta jornada en el Programa A Fondo de la televisión nacional.

El cierre de la Misión Diplomática de Guinea Ecuatorial en la capital de Inglatera, es la segunda reacción del Gobierno a las acusaciones “arbitrarias e infundadas” del Gobierno Británico contra el Vicepresidente de la República. La semana pasada, el Ejecutivo de Malabo emitió un comunicado de repulsa con respeto a estas acusaciones matizando que “el vicepresidente no ha realizado ninguna inversión en el Reino Unido” ni ha sido inmerso en ningún procedimiento judicial en dicho país ni en el nuestro en relación a la acusación de blanqueo de capitales ecuatoguineanos que indica el gobierno británico en su acusación.
El Ministro de Asuntos Exteriores y Coordinador ha recalcado una vez más en este espacio televisivo que “Guinea Ecuatorial no aceptará injerencias en los asuntos internos del país”, además que se trata de ” violar normas del derecho internacional”

Reino Unido acusa al Vicepresidente Ecuatoguineano de apropiarse supuestamente de forma indebida de millones de dólares procedentes de nuestro propio país, Guinea Ecuatorial. Las sanciones “infundadas” que recoge el documento de los británicos incluyen una congelación de activos y la prohibición de que el vicepresidente ecuatoguineano ingrese al Reino Unido. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores Británico, Nguema Obiang Mangue estuvo involucrado en corrupción y solicitó sobornos, gastando efectivamente unos $ 500 millones en autos caros y propiedades de lujo en todo el mundo, entre otras acusaciones calificadas de “arbitrarias” por el Ejecutivo de Malabo.