Desde ayer, 10 de marzo, una delegación bilateral encabezada por el Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Simeón Oyono Esono Angué, junto con la Coordinadora Residente de la ONU, Lila Pieters Yahia, acompañados del Representante interino de la OMS en Guinea Ecuatorial, Ray Mankele, visitan las ruinas y víctimas de las explosiones del campamento Nkoantoma de Bata para evaluar sobre el terreno los daños ocasionados que por ahora han dejado 108 muertos y más de 615 heridos, entre los cuales, numerosos niños; indica el comunicado emitido por el Sistema de las Naciones Unidas Guinea Ecuatorial.

La delegación ha tomado los días de ayer y hoy para visitar el cuartel de Nkoantoma, epicentro de las explosiones del pasado domingo 7 de Marzo, causando la devastación todas las viviendas del campamento y los alrededores; luego se desplazaron a los tres principales hospitales (Hospital General, Hospital Nuevo INSESO y Hospital La Paz) donde se recuperan los heridos, para terminar con la visita de las instituciones de acogida como SOS Aldeas Infantiles y Colegio Español.

Impresionada por los destrozos causados por las explosiones, la Coordinadora Residente ha el alto número de niños afectados. “Muchos niños se encuentran en estado crítico; pero por suerte, también hemos visto el impresionante trabajo que están haciendo los equipos médicos para intentar salvar vidas y mejorar la situación de estas personas afectadas”. Lila Pieters Yahia señala igualmente la resiliencia de la población batense y la gestión del Gobierno ante una situación tan compleja.

Conviene recordar que desde que las Naciones Unidas tuvieron conocimiento de los hechos, accionaron el mecanismo de ayuda humanitaria de la ONU y se desplazaron al lugar equipos técnicos de la OMS y UNICEF, que se encuentran sobre el terreno, apoyando a nivel de protección social y en salud, identificando a los menores que han perdido a sus padres y las personas en situación vulnerable.