Tras casi 48 horas de intensa búsqueda, el cuerpo del niño que fue arrastrado el pasado fin de semana por las fuertes lluvias que cayeron el pasado viernes, fue hallado muerto este domingo por su padre, flotando en las aguas de un río que pasaba por el barrio Bomudi de la ciudad de Bata donde la familia fijaba su residencia.

Según cuenta la familia, el niño se sumergió para bañarse en el río que pasa por su barrio con la amenaza que suponían las fuertes lluvias que cayeron en la ciudad de Bata, mientras su hermano mayor limpiaba la casa, y desde ahí no se le volvió a ver desde el pasado viernes.  La familia avisó a la policía y se llevó a cabo una intensa búsqueda de parte del cuerpo de la protección civil, así como de algunos voluntarios y la familia del niño, pero no pudieron dar con él.

Dos días después de que el niño fuera arrastrado, se ha encontrado su cuerpo flotando en el río. Una muerte inusual en esta comunidad de vecinos, ya que son muy pocos los que se acercan a bañarse en este río, aseguraban los vecinos. 

La familia destrozada no ha podido contar mucho y aportar más detalles sobre el suceso, la pena y la desolación es todo cuanto ahora reina en sus vidas. Lloran la muerte de un hijo cuya vida quedaba mucho por recorrer.

Varias autoridades estuvieron presentes en el momento que el cuerpo de la protección civil sacaba el cuerpo sin vida del pequeño en el agua. Se destaca la presencia del Juez, el Delegado de gobierno de Bata y el alcalde del Ayuntamiento central.