Según publica el portal digital As.com, el cirujano plástico ha reconstruido la cara de Reginaldo Carlos Nguema, quien sufre de varios cánceres de piel y albinismo que le habían desfigurado el rostro.

El doctor Pedro Cavadas ha reconstruido con éxito la cara de Reginaldo Carlos Nguema, paciente de guineo-ecuatoriano aquejado de varios cánceres de piel que le habían desfigurado el rostro. Nguema, además, padece albinismo, una enfermedad que había hecho empeorar el estado de su cara por el efecto directo de la luz solar en su piel.

Según la Fundación Pedro Cavadas, ha precisado de alguna “reconstrucción microquirúrgica compleja”.

Nguema evoluciona favorablemente tras la operación. Durante su posoperatorio ha recibido un tratamiento adicional para “prevenir las consecuencias que tiene la luz solar en los individuos de raza negra”.

Labor humanitaria en África

La Fundación Pedro Cavadas lleva desde 2003 trabajando en diferentes puntos del continente africano “para proporcionar cirugía reconstructiva moderna a pacientes desfavorecidos”. Al principio estableció su sede en Kenia, aunque luego se trasladó a Tanzania. Allí, el médico valenciano opera “de forma gratuita” a los pacientes en hospitales de campaña, aunque los casos más complejos son derivados a España.

Fue el caso de Nguema, que fue traído desde Guinea Ecuatorial ante la gravedad de sus lesiones. Una vez aquí ha sido sometido a una intervención quirúrgica que ha logrado arreglarle la cara en lo que ha sido el último milagro del doctor Cavadas.

Entrada en la lista Forbes

La última intervención de Pedro Cavadas se ha producido casi un mes después de su nombramiento como uno de los mejores médicos de España en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora para la revista Forbes y uno de los 100 mejores médicos teniendo en cuenta todas las disciplinas.

Cavadas realiza, según la revista, “alrededor de 1.800 operaciones anuales” y entre ellas se encuentran algunos casos realmente complicados de realizar.

Portavoz durante la pandemia

Sus polémicas intervenciones sobre la pandemia han sido muy frecuentes durante la primera y la segunda ola. Sin embargo, a finales de 2020 advirtió que no volvería a opinar públicamente y que iba a enfocarse en su carrera profesional como cirujano plástico.