Un caso de compra venta ilegal de una bebé de tres meses ha sido tratado en las dependencias de la Policía Central de la ciudad de Bata.

Al parecer la propia madre del bebé, de nacionalidad ecuatoguineana, es la que llevó a cabo las gestiones para que se ejecute la venta, con la ayuda de otro ciudadano quien conocía los deseos de la compradora, también ecuatoguineana, en tener un hijo.


La madre a la que no ha sido todavía revelada su identidad ha manifestado ante los medios de comunicación que actualmente tiene 8 hijos de padres diferentes, los cuales todos están a su cargo.
Cuando se quedó embarazada del bebé objeto de frustrado intento de compra venta, en principio quiso abortar. Al no encontrar medios de inmediato para llevar a cabo el aborto, pasó un tiempo y se le acercó un ciudadano que supuestamente es su cuñado, quien la recomendó no abortar y que en su lugar proceda a la venta de su bebe a otra ciudadana con deseos de ser madre.
El supuesto cuñado la explicó que ya había llegado a un acuerdo con la compradora. Entre las partes pactaron que si la mujer da a luz a un varón el precio sería de 3 millones XAF y si se trata de una hembra el precio sería más de estos 3 millones XAF.
Cuando la mujer dio a luz, la supuesta compradora quien también hacía creer a la gente que estaba embarazada para evitar sospechas cuando se la vea con un bebé recién nacido, no cumplió con el acuerdo alcanzado en relación al monto a pagar por la venta del bebé.

Esta falta de acuerdo ha conducido a las implicadas a las dependencias policiales donde están recluidas mientras se sigue investigando el caso y la bebé ha sido entregada a las autoridades del Ministerio de Asuntos Sociales.