25.9 C
Malabo
HomeHighlightedSocietyLas familias afectadas por el derrumbe parcial de un edificio colonial en...

Las familias afectadas por el derrumbe parcial de un edificio colonial en el barrio La Paz de Malabo siguen esperando una solución

El hecho ocurrió el 30 de marzo de 2020 y algunas familias siguen viviendo dentro a pesar de su deterioro. El entonces Ministro de Obras Públicas prometió a los afectados gestionarles viviendas sociales

El pasado 30 de marzo de 2020, alrededor de 15 personas pertenecientes a diferentes familias se salvaron por los pelos, tras el derrumbe de un piso del edificio colonial ubicado frente a la puerta principal del Estadio La Paz de Malabo.

Los detalles revelados de este accidente indicaban que el epicentro del incidente estaba en la cocina de la última planta, de donde cayeron grandes escombros. Según se supo, en el momento del impacto la planta baja estaba desalojada.

Ante la desesperación y angustia por parte de los residentes de este edificio colonial tras el siniestro, se presentaron varias autoridades del Ayuntamiento de Malabo, miembros del Gobierno, así como vecinos y ciudadanos solidarios para intentar levantar la moral y echar una mano a los afectados y evaluar el impacto del siniestro.

La Alcaldesa de la capital de nuestro país, María Coloma Edjang Mbengono solicitó en aquel momento al Gobierno para que gestionara viviendas sociales para los afectados.

Por lo visto, la propuesta de Edjang Mbengono llegó al Ejecutivo de Malabo y el entonces Ministro de Obras Públicas, Viviendas y Urbanismo Diosdado Nsue Medjá sembró semillas de esperanza en los damnificados cuando les dijo que se les gestionarían viviendas sociales.

Esto sí, no determinó cuánto tiempo se ejecutaría este compromiso de conseguir desalojar las familias que habitan en este edificio y proporcionarles viviendas. “No prometemos que mañana o pasado tendrán viviendas sociales, tenemos que hacer los trámites necesarios”, dijo en su momento el Exministro de Obras Públicas.

Un año y nueve meses después, el edificio sigue habitado a pesar de que el Gobierno ya había avisado a los ocupantes abandonar el mismo, debido a su deterioro y estado de conservación actual que deja mucho que desear.

“Entre el dicho y el hecho hay un gran trecho. No tenemos opciones, ni a dónde ir. Nos prometieron gestionarnos viviendas sociales y hasta hoy no sabemos cómo está este tema”, opina un residente, quien no ha querido revelar su identidad.

Sus vecinos del piso, se niegan a hablar con la prensa. Desde el interior de sus viviendas nos señalan que ellos no tienen la culpa. “Iros al ayuntamiento u Obras Públicas”, explican.

La vida continúa, cada día que pasa es una historia de supervivencia para las familias residentes en este edificio, donde algunas paredes parecen venir abajo con el atardecer del sol, aunque cada amanecer supone una esperanza para los ocupantes. Desde este incidente y con la promesa de las autoridades sin mucha claridad en cuanto al resultado, algunos residentes han levantado bloques en algunas de las paredes derrumbadas.

No obstante, mientras hay vida hay esperanzas, y los moradores de este edificio esperan que la promesa que se les hizo el año pasado se cumpla, antes de que el edificio se venga abajo y lamentemos pérdidas de vidas humanas.

spot_img

Siguenos

3,880FansLike
2,551FollowersFollow
891FollowersFollow

No te pierdas

Articulos Relacionados