La exigencia del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil Automóvil a los conductores entra en vigor en toda la geografía nacional a partir de este jueves, primero de julio. A menos de 24 horas de su implementación, los conductores siguen sin tener claro el sentido de este nuevo documento al que consideran innecesario y creen que es un atropello a sus posibilidades económicas por el alto coste que supone la contratación del mismo en las empresas aseguradoras.

El gremio de los taxistas manifiesta ser el más damnificado por el Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil Automóvil. De hecho, siguen expresando su disconformidad con su implementación en el país, antes de su entrada en vigor. “Tengo la sensación de que no funcionará, no ha habido tiempo suficiente para acostumbrarse a ello”, señala un taxista, y matiza otro que “pienso que el seguro no debería ser obligatorio si se supone que es para mi bien”.

En este sentido, el gremio de los conductores al servicio del transporte público necesita una clara explicación de parte de las firmas aseguradoras. De lo contrario, según ha subrayado Faustino Edú Nzang, Presidente de este colectivo en Malabo, se verán en la obligación de aumentar el importe del taxi. “Si las cosas no se esclarecen, todo conductor que haga el Seguro cobrará 1.000 XAF por persona”.

Aun con todo, la Dirección de Bancas Seguros y Reaseguros del Ministerio de Hacienda y Presupuestos sigue insistiendo que, a pesar de que el seguro sea una cultura nueva para los conductores “es un bien tanto para los pasajeros, los propios conductores, así como para el Gobierno”.

Con todo este rio revuelto, causado por la entrada en vigor del seguro obligatorio, este jueves, 1 de julio, todo indica que los Agentes de Tráfico y Ayuntamiento estarán en las carreteras de todo en ámbito nacional velando para que todo vehículo que circula por las vías públicas disponga de este documento.