Según ha informado la televisión nacional en sus servicios informativos de este miércoles, un grupo de pescadores dedicados a la pesca submarina encontraron en sus faenas a un coche sumergido en el fondo del mar con un par de huesos humanos. Asustados pues, alertaron a la situación ante la policía.

Después de sacar el coche bajo las aguas, los familiares del joven lo identificaron gracias a la matrícula del vehículo y confesaron en el escenario que el chico llevaba desaparecido desde el 17 de abril de 2017.

Se trata pues, de Simplicio Ona Ayingono, natural del consejo de poblado de Ebian del distrito de Niefang.

La desaparición del muchacho fue bastante melancólica para sus familiares, comentan que una tarde de estas, Simplicio les despidió que iba a recoger a sus amigos en la explanada de puerto de Bata, y desde entonces no volvió a casa no se supo sobre él. Ante tal angustia y desesperación, dieron parte a las autoridades de Bata quienes por lo visto habían paralizado la investigación después de meses y años de trabajo siguiendo las pistas e interrogando a todo el círculo de este.

Cuatro años después, gracias a un grupo de pescadores se cierra el primer capítulo cual es encontrar el vehículo y los restos de Simplicio Ona AYINGONO, ahora toca despejar la incógnita más importante de conocer qué pasó que su coche acabara en el fondo del mar.

En el momento del levantamiento del cadáver se montó una gran expectación y estuvieron presentes el Ministro Delegado de la Seguridad, Heriberto Meco Mbengono, el Delegado de Gobierno de Bata así como familiares del finado.