Nicolas Sarkozy vuelve a los tribunales este miércoles 17 de marzo. A dos semanas después de ser condenado por el asunto de “escuchas clandestinas”, el expresidente ahora tendrá que dar explicaciones sobre sus cuentas de campaña presidencial de 2012. Nicolas Sarkozy es sospechoso de haber superado el límite de 20 millones de euros legal permitido para una campaña.

Nicolas Sarkozy ¿era consciente de que los gastos de su campaña superaban con creces el límite establecido por la ley? Ésa es toda la pregunta que tendrá que responder el tribunal. Limitado a 22 millones y medio de euros para los candidatos que acceden a la segunda ronda, el candidato de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) gastó 43 millones.

Estos excesos fueron posibles gracias a un sistema de facturación falsa organizado por la agencia de eventos Bygmalion a cargo de la campaña de Nicolas Sarkozy.

Claramente, parte de los gastos de su campaña no se saldó con el presupuesto del candidato, sino con el dinero de la UMP por hechos más o menos ficticios para el partido.

Nicolas Sarkozy asegura que en ese momento, presidente y candidato a su propia sucesión, no tuvo tiempo para ahondar en estos relatos y no lo sabía.

Una versión impugnada por su director de campaña que afirma haberlo alertado sobre el aumento del gasto, pero fue en vano.

El expresidente se enfrenta a un año de prisión y una multa de 3.750 euros por financiación ilegal de campañas. Sin embargo, el juicio debe posponerse por razones de salud de uno de los abogados defensores, gravemente afectado por el Covid-19.