La niña de aproximadamente siete años de edad que sufrió grandes heridas en su vientre en un supuesto intento de sacrifico por parte de su propia madre -según su propia confesión- de nacionalidad camerunesa para satisfacer al demonio en el río Timbabé en la localidad de Riokopoa y que fue ingresada  en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Loeri Comba de Malabo, ya está fuera de peligro.

Según ha comprobado un equipo de esta redacción, la pequeña María ya ha salido de la UCI y se encuentra actualmente en la sala de pediatría para iniciar el proceso completo de su recuperación. Fuentes hospitalarias indican que la niña ha sido bastante valiente durante el tiempo que ha permanecido en la UCI.

En la jornada de este viernes 13 de agosto, según videos y audios grabados por una compañera de este medio, se escucha la conversación esperanzadora entre la niña y su padre de Costa de Marfil. “En los primeros días tenía miedo, pero al llevar el nombre de la madre del Señor Jesús supe que mi hija saldría de esta”, apuntaba el padre emocionado.

Después de su salida en los cuidados intensivos, la pequeña ha regalado a su progenitor un par de dibujos, ya que “le encanta pintar y dibujar”.Las mismas fuentes hospitalarias aseguran que María podrá ser dada de alta en los próximos días.

Como informó en su momento la Televisión Nacional de Guinea Ecuatorial, a través del programa Vivencias presentado por Norberto Olinga, la niña fue herida por su madre. Algunos testigos que presenciaron este suceso explicaron que “le vimos a esta mujer bajando con su hija al río y de repente le vemos regresar sin su hija. Esto nos llamó la atención, porque ella estaba manchada de sangre. Fuimos corriendo al río y encontramos a la niña tumbada encima de una piedra manchada de sangre, entonces alertamos rápidamente a la Policía”.

La supuesta agresora de su propia hija admitió los hechos en el momento de su detención y atribuyó al demonio como culpable de su actuación en indicó que “no me deja en paz, siempre quiere que le de la sangre…estoy enferma”.

La versión no terminó de convencer a los vecinos. Estos incluso pidieron ante los medios la repatriación ‘inmediata’ de la ciudadana camerunesa para su país. 

Al parecer, la acusada no pudo pasar mucho tiempo en la cárcel por estar embarazada y que probablemente haya sido su esposo quien solicitó su libertad por su estado.