Una voz profunda, una mirada oscura: el actor escocés estará asociado para siempre con el famoso espía británico que interpretó en siete episodios.

Se llamaba Bond. James Bond. Sin embargo, no era el único que había llevado este nombre, y había usado muchos otros: épicos (King Arthur, Robin Hood y Ricardo Corazón de León), famosos (William Forrester, Guillaume de Baskerville y Henry Jones), a veces maldecido (Zed en el desastroso Zardoz, Allan Quatermain en The League of Extraordinary Gentlemen ). Pero si solo quedara uno, sería el de su primer papel importante: James Bond, el agente secreto 007 del servicio secreto de Su Majestad de Inglaterra.

Después de medio siglo en las pantallas, Sean Connery está muerto, le dijo su familia a la BBC el sábado (31 de octubre). Tenía 90 años. Nació el 25 de agosto de 1930 en Edimburgo, la capital de Escocia. De esta madre patria, estaba tan orgulloso de llevar la falda escocesa en cualquier ocasión propicia (incluso cuando fue ennoblecido por Isabel II, en 2000, ocasión que la prensa británica acordó encontrar desfavorable), para llamar su autobiografía Siendo escocés ( Ser escocés ), y conserva imperturbablemente su acento característico, incluso cuando interpretaba a un personaje de una nacionalidad diferente.

Hijo de una señora de la limpieza y un trabajador, cierra la puerta de la escuela temprano y prueba varios oficios: repartidor de leche, albañil, modelo para la Escuela de Bellas Artes, vendedor de autos de segunda mano, socorrista… Incluso ejerce la exótica profesión de barnizador de ataúdes. “He estado en tantas áreas diferentes que es una broma. Y ninguno de ellos me convenía en lo más mínimo ”, le confió al periodista Roger Ebert en el rodaje de Incorruptibles de Brian De Palma en 1986.

Un éxito deslumbrante

Después de pasar tres años en la marina, trabajó diligentemente en su … carrera deportiva: excelente futbolista, se dedicó al culturismo y (según su sitio web oficial, pero la información es cuestionada regularmente) habría llegado al tercer escalón del podio de Mr. Univers en 1950. Luego comenzó a aparecer en el escenario y en la pantalla. Primero, los roles figurativos, que su elegante estatura le permite ganar fácilmente.

Glory está muy atrasada, pero rechaza la carrera de fútbol profesional que se le ofrece. Fue solo después de largos años de determinación que consiguió sus primeros papeles reales, con The Criminals of London, luego Je pleure mon amour ( Otro tiempo, otro lugar ), en el que dio la respuesta a la hermosa Lana Turner. Estamos en 1958, descubrimos a un joven de 28 años cuya hermosa voz profunda templa el juego un tanto a tientas, todo en los efectos de las cejas – que entonces abundó.

Es mientras ve “Darby O’Gill y los elfos”, una producción de Disney poblada por elfos y mal recibida, que Albert R. Broccoli descubre su futuro 007.

Tendrá que esperar un poco más para experimentar el éxito, que será deslumbrante, siempre que la espera haya sido larga. En 1961, el productor Albert R. Broccoli quiso adaptar las exitosas novelas que Ian Fleming, ex recluta del servicio secreto británico, dedicó a un espía ficticio llamado James Bond. Después de haber considerado nombres ilustres (Cary Grant, James Mason, Richard Burton …), es finalmente mientras ve Darby O’Gill and the goblins , una producción de Disney poblada por elfos y mal recibida, que Broccoli descubre su futuro 007, en camisa y empuñando la guadaña, un himno campestre a los labios.

James Bond 007 contra el Dr. No se estrenó el 6 de octubre de 1962 en Inglaterra, y los recibos prometían al productor la saga que soñaba. Nació un fenómeno, fiel espejo de los deseos del público de los años sesenta, y de su sed de ligereza: acción, cambio de escenario, entretenimiento, Ursula Andress en bikini blanco, nacida como Venus fuera del agua.

Seductor

Sobre todo, nace allí el varón moderno, con quien los hombres sueñan ser y las mujeres tener: as de asesino pero poco conversador, hábil jugando con la ceja -que ha sabido podar-, seductor, pero nunca realmente grosero, bien vestido, siempre y siempre elegante, incluso durante la pelea. Deportivo, en resumen, en el sentido chic del término. El cine, que adaptó desde los años 30 las aventuras de Arsène Lupin “caballero ladrón”, acaba de encontrar su “caballero espía”.

Sean Connery interpretará a Bond en siete películas, de 1962 a 1983. Cuando sólo se vive dos veces, en 1967, tiene 37 años y decide renunciar al papel, el tiempo de George Lazenby de una sola actuación. Luego, Sean Connery regresó a Bond en 1971 en Diamonds Are Forever, antes de irse nuevamente, dando paso a Roger Moore. En una entrevista de 1972, dijo: “Quería retirarme después de jugarlo cinco veces, y solo disparé Diamonds Are Forever porque podría generarme un millón de dólares para el Scottish Fund”. para educacion. “ Sin embargo, en 1983, regresó a Bond una vez más, a nunca más, un episodio no oficial de la saga.

¿Cómo entender estas idas y venidas? Se confrontan varias hipótesis, y el discurso del propio actor podría variar: era demasiado mayor (Roger Moore, el mayor de tres años, interpretará a 007 hasta que tenga 58 años), demasiado cansado de intrigas repetitivas, demasiado prisionero de los brotes tupidos y ansioso por no encerrarse en el papel … La carrera que sigue en paralelo a sus juegos de espías, sin embargo, no deja nada que desear. Queda un mujeriego.

Dirigido por Alfred Hitchcock, investiga a una rubia con un pasado turbulento, interpretada por Tippi Hedren, en No Spring for Marnie (1964). Ese mismo año, en La mujer de paja, convirtió a una morena hechizante (Gina Lollobrigida) en la viuda negra ideal para su tío mayor. Luego es una comedia, El hombre de la cabeza rajada (1966), en la que se vuelve loco por diversión, asaltado por todas las mujeres, las rubias (Joanne Woodward), las morenas (Jean Seberg). Finalmente Edward Dmytryk lo lleva a las tierras del western con Shalako (1968), donde salva a una rubia de cabello loco (Brigitte Bardot) de los vengativos apaches.

“No creo que haya evolucionado mucho como actor. Más bien, es la opinión pública la que finalmente se ha puesto a la medida de lo que puede hacer ”, dijo Sidney Lumet sobre Sean Connery.

Sean Connery colabora con el director estadounidense Sidney Lumet en cinco ocasiones, incluida la controvertida The Offense , en 1972. En la piel del sargento Johnson, un investigador agotado por largos años de servicio tras los pasos de un violador de niñas pequeñas, ofrece una actuación escalofriante. La película es tan oscura que estará prohibida en varios países y no aparecerá en las pantallas francesas hasta 2007, después de treinta y cinco años en el purgatorio. Una de las razones más expuestas para esta censura es que la actuación radical de Sean Connery podría haber dañado la brillante carrera de su avatar más famoso… el agente secreto James Bond.

“Es casi imposible intentar borrar la imagen de Bond”, observó Sean Connery en una entrevista de 1989. Aunque está lejos de haber conocido el destino de Mark Hamill (el Luke Skywalker de Star Wars, que siguió de gira mucho después de la saga, pero nunca logró volver al frente del escenario), quizás no se haya ido muy lejos. A menudo es difícil recordar que fue él quien dio la respuesta a Tippi Hedren en No Spring for Marnie . ¿Y quién recuerda hoy, a pesar de su incansable repetición, que actuó en el teatro, y en 1961 interpretó el papel de Macbeth para la televisión canadiense?

En 1993, Vanity Fair transcribió el análisis de Sidney Lumet para un retrato del actor: “No creo que haya evolucionado mucho como actor. Más bien, es la opinión pública la que finalmente se ha puesto a la medida de lo que puede hacer. Siempre supe de lo que era capaz. John Huston, cuando lo contrató para El hombre que deseaba ser rey, también lo sabía. Sean siempre ha sabido jugar como un gigante. Pero solo en los últimos diez o quince años la gente ha comenzado a decir: “¡ Y qué! ¡Sabe jugar! ”  “

Un Oscar por un papel secundario

Hay dos identidades detrás de su nombre: James Bond y el viejo Sean Connery. 007 parece haber absorbido su juventud. Cejas negras y barba blanca, calvicie asumida (llevaba la peluca desde el Dr. No ), todavía atractivo, pero más Bond: de El hombre que quería ser rey, en 1975, Sean Connery está golpeado por la vejez. Tiene 45 años. Quizás envejecer era su única forma de salvación.

“Me gustaría convertirme en un anciano con una cabeza hermosa. Como Hitchcock. O Picasso. Han trabajado duro toda su vida, pero no muestran ningún cansancio ”, dijo Sean Connery a los 34 años.

Este rostro cinégénique posterior a Bond, lo encontramos casi idéntico para sus papeles más populares, desde mediados de los setenta hasta principios de los 2000: El león y el viento, Un puente demasiado lejos, Highlander, Indiana Jones y la última cruzada, En busca del Octubre Rojo … Se trata de un encalado Sean Connery que recibe en 1986 un premio de la Academia Británica de Cine por su papel de Guillaume de Baskerville en El nombre de la rosa de Jean-Jacques Annaud, y su único Oscar, al Mejor Actor de Reparto, con Globo de Oro, por Los intocables, en 1987.

Después de medio siglo de carrera, la transición al nuevo milenio será el umbral de demasiados. Siempre apresurado a los 69 años contra Catherine Zeta-Jones en Haute voltige de John Amiel (1999), más a gusto que nunca en su postura fetiche de pigmalión en 2001 en Meet Forrester de Gus Van Sant, se niega papeles de Morpheus en The Matrix y Gandalf en El señor de los anillos, pero firmó para el de Allan Quatermain en The League of Extraordinary Gentlemen de Stephen Norrington, una adaptación de gran presupuesto del famoso cómic de Alan Moore.

La película es un éxito comercial, pero una carnicería crítica. Sean Connery no había esperado la salida para inaugurar una merecida jubilación. A las malas lenguas les gustaría recordar que Forrester habría hecho un testamento con más garbo. Pero este último parece haber sido a lo largo de esta ajetreada carrera la menor de las preocupaciones de Sean Connery.

A los 34 años, declaró al periodista del S aturday Evening Post que le preguntó sobre sus ambiciones: “Más que nada, me gustaría convertirme en un anciano con una cabeza hermosa. Como Hitchcock. O Picasso. Han trabajado duro toda su vida, pero no muestran cansancio. No han desperdiciado un solo día con todas estas tonterías que pueden invadir una existencia. Saben que la vida es más que un estúpido concurso de popularidad. “  Sin ofender a este muchacho molesto que siempre 007, Connery lo ha logrado perfectamente.

Sean Connery en algunas citas

25 de agosto de 1930: Nace en Edimburgo (Escocia)

1958: “Lloro mi amor”

1962: “James Bond 007 contra el Dr. No”

1964: “No hay primavera para Marnie”

1972: “La ofensiva”

1975: “El león y el viento”

1989: “Indiana Jones y la última cruzada”

1999: “Haute voltige”

2001: “Conoce a Forrester”

2003 : “La Liga de los Caballeros Extraordinarios”

2020 : Murió a los 90 años