El toque de queda decretado por el Gobierno de Malabo de manera indefinida y en vigor desde el lunes 8 de febrero, ha obligado a que la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial (UNGE) suspenda las clases del turno de la noche, en un momento en que éstos están terminado el cuatrimestre. Esta suspensión viene a dificultar de manera considerable el trabajo de aprendizaje de los universitarios.  

En la jornada de ayer, 9 de febrero, la UNGE suspendió las clases del turno de la tarde como respuesta al decreto que establece el toque de queda prohibiendo la circulación de personas de las 19 horas hasta las 6 horas, regresando a la fase 1 del confinamiento. Una medida que preocupa a los estudiantes de esta institución académica.

Lo que hace que los estudiantes estén todavía más preocupados es el carácter indefinido del toque de queda, dado que están finalizando el primer semestre del curso académico 2020-2021 y desconocen cómo culminarán  con la programación, teniendo en cuenta la suspensión del turno de la noche.

Muchos universitarios temen a que se repita lo que sucedió el pasado curso 2019-2020, en el que el programa del cuatrimestre fue tratado en tan solo un mes, algo que no garantiza la asimilación correcta de los conocimientos en un tiempo tan corto.

Algunos estudiantes han mostrado su disconformidad con esta medida, y piden al Gobierno tomar en consideración la situación de los estudiantes ya que son el relevo del país que responden al lema del Presidente de la República.

Más vale un pueblo culto que un pueblo rico

Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, Presidente de la República.

En este sentido, muchos han propuesto una solución, que los estudiantes puedan circular en estas horas para ir a tomar sus clases, aplicando siempre las medidas de prevención contra el coronavirus y llevando siempre puesta la mascarilla, llevar siempre consigo el carné de estudiante para poder presentarlo a los agentes del orden público en caso de control.

“Para los estudiantes del turno de la noche, darles una cierta flexibilidad y que todos llevemos carné de estudiante para que no haya confusiones con los agentes del orden público”, sugirió un estudiante de Pedagogía.

De esta manera, los estudiantes afectados por el cumplimiento del decreto están reclamando que la UNGE se pronuncie para saber cómo pueden afrontar esta situación y poder culminar el año académico de la mejor forma posible.

De la misma manera, varios centros profesionales también se han visto en la obligación de anular, adaptar o/y reducir los horarios del turno de la noche.