El Presidente de la República de Guinea Ecuatorial, Obiang Nguema Mbasogo, como ya es habitual en él en fechas iguales, pronunció un discurso dirigido a todos los ciudadanos por motivo de la conmemoración del 42 Aniversario del Golpe de Libertad, el Día 3 de Agosto de 1979. En dicho discurso ha resaltado la importancia de este día que se conmemora, el cual supuso “un punto de inflexión en el devenir de Guinea Ecuatorial”

En su discurso, el Jefe de Estado ha indicado que el 3 de agosto es una “fecha histórica que supuso para el pueblo de Guinea Ecuatorial el logro y disfrute de los derechos y libertades fundamentales del ser humano, aboliendo un régimen sanguinario que oprimió al pueblo durante los primeros 11 años de nuestra soberanía nacional”.

El Presidente ha manifestado que “por la importancia histórica de esta fecha que significó el cambio de rumbo de los destinos históricos de nuestro país, no debemos permitir que el largo tiempo transcurrido nos aleje de nuestra memoria colectiva el sufrimiento padecido y las duras lecciones aprendidas porque correríamos el riesgo de repetirlo en el futuro” y ha asegurado que “debemos ser conscientes de nuestra responsabilidad política para no solo preservar la paz, la seguridad y la estabilidad, sino transmitir fielmente a las presentes y futuras generaciones las lecciones aprendidas de esta triste etapa de nuestra historia a fin de no olvidarla nunca; hay un refrán que reza: ‘no se deben olvidar los sueños por resultar larga la noche’”.

Ha puntualizado que el cambio trascendental del rumbo de la historia de Guinea Ecuatorial “no se hubiese producido sin la patriótica y heroica acción de las beneméritas Fuerzas Armadas y de la Seguridad del Estado en su sagrado deber de salvaguardar la patria” y ha recalcado que “la histórica fecha del día 3 de Agosto de 1.979, supuso un punto de inflexión en el devenir de Guinea Ecuatorial que gracias a nuestro pragmatismo y la sabia visión política emprendidos desde entonces, propiciaron la transformación sorprendente y ejemplar que ha impulsado un modelo de desarrollo integral sin precedentes ni comparación en nuestro entorno. Por tanto, todo ciudadano nacionalista debe contribuir a la protección y preservación de estos grandes logros alcanzados”.

Obiang Nguema Mbasogo ha vuelto a poner el acento sobre la estabilidad, paz y seguridad que goza actualmente nuestro país y ha indicado que sin ello “el nivel de desarrollo alcanzado y el bienestar del que disfrutamos no serían posibles ni sostenibles” y ha alertado a los ciudadanos diciendo que “un ápice de desorden o inestabilidad sería un freno a todos los logros que conoce el país, por tanto la preservación de la paz y armonía por todos son fundamentales para mantener los niveles de desarrollo multiformes de nuestra sociedad”.

Una de las palabras que han llamado mucho la atención en el discurso del Jefe de Estado ha sido cuando afirmaba que “tengo el deber y la obligación de informar al Pueblo de Guinea Ecuatorial que de fuentes fidedignas existen acciones de nuestros enemigos que confirman el deseo y planes de desestabilizar nuestra nación a través de mecanismos peligrosos para acabar con nuestra estabilidad”. En este sentido ha invitado a todos los a que “permanezcan vigilantes y que suministren información de los planes que puedan captarse para prevenir a las fuerzas del orden y de seguridad del Estado”. Ha lamentado “el aumento de la propaganda negativa y ataques contra Guinea Ecuatorial y sus dirigentes por parte de potencias europeas”. Una de las acciones que según el Presidente “confirman la veracidad de estos planes”. Además, “se viene observando que algunos países desarrollados emprenden acciones sistemáticas contra Guinea Ecuatorial en particular y África en general, motivados por su política de ambicionar, adueñarse y explotar de manera gratuita y abusiva nuestros recursos naturales con el objetivo de resolver la situación de crisis que conocen dichas potencias actualmente”.

Para hacer frente a estos ataques, Obiang Nguema Mbasogo estima que es necesaria “la solidaridad del pueblo, el Gobierno, las fuerzas políticas y demás poderes del Estado en el sentido de mantener un solo criterio; por tanto, la grandeza de Guinea Ecuatorial tiene como base esta concertación de nuestros políticos, la juventud, las mujeres y la población en general, todos juntos para que nuestro país se consolide como un Estado realista, moderno y próspero”.

Ha recordado la obligatoriedad de las instituciones del Estado y del pueblo en general de “ayudar y contribuir a mejorar la situación económica del país” que se ha visto afectada negativamente de forma considerables por “el bajo precio del petróleo en los mercados internacionales, los efectos negativos de la pandemia de la COVID-19 y el accidente provocado por las explosiones de dinamitas y explosivos en el cuartel militar de Nkoantoma de Bata el pasado 7 de marzo”. Unos elementos que “constituyen las causas principales de la crisis que el Gobierno y el Pueblo de Guinea Ecuatorial hacen frente actualmente”.

El Jefe de Estado ha tildado la corrupción como “una lacra que sigue dañando y representa un obstáculo para nuestro desarrollo” y ha apuntado a que se realicen esfuerzos para su erradicación. En la situación similar ha situado la delincuencia y la criminalidad que no solo causa daños a la población, sino también “manchan el buen nombre y la reputación de nuestro país y es nociva para nuestra juventud”.  

Ha dirigido unas palabras, como no podía ser de otra forma, a la situación provocada por la pandemia de la Covid-19, cuya gravedad recuerda una vez más a todos los ciudadanos y lamenta que “ha causado numerosas muertes de ilustres personalidades y la población en general. Por lo que, no se debe minimizar ni subestimar los estragos humanos que ha causado esta enfermedad, debiendo todos respetar las normas de prevención y contención que dictan las autoridades competentes”.

Sobre la Covid-19, el Jefe de Estado ha resaltado que “el Gobierno continuará con los esfuerzos de lucha y contención contra la COVID-19 con testeo masivo para identificar las zonas más afectadas y el suministro de dosis de las vacunas”. El Presidente Obiang Nguema Mbasogo terminaba su intervención “rindiendo un sentido homenaje a los caídos por una Guinea Mejor en el Glorioso Día 3 de Agosto de 1979, cuyas almas guarde Dios para siempre.