La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este viernes, 7 de mayo, que aprueba el uso por emergencia a nivel mundial de la vacuna china contra el coronavirus Sinopharm que utiliza Guinea Ecuatorial y alrededor de 37 países más por reunir ésta los criterios de la calidad, seguridad y eficacia, así como los planes de gestión de riesgos y la idoneidad práctica, como los requisitos de la cadena de frío.

Guinea Ecuatorial inició la vacunación de su población utilizando esta vacuna china. El primer lote de esta vacuna llegó a nuestro país el pasado 10 de febrero de 2021 con un total de 100.000 dosis y el segundo lote aterrizó en tierras ecuatoguineanas el pasado 19 de abril con 200.000 dosis. Ambos lotes procedentes de la República Popular China. 

Esta aprobación de la OMS de esta vacuna china de Sinoplharm producida por Beijing Bio-Institute of Biological Products Co Ltd, subsidiaria de China National Biotec Group (CNBG), permite que la vacuna pueda ser utilizada en el marco de la iniciativa COVAX que promueve un acceso equitativo a as vacunas contra la COVID-19, así pues la Subdirectora General de Acceso a Productos Sanitarios de la OMS, Mariângela Simão instó al fabricante “a participar en la iniciativa COVAX y contribuir al objetivo de una distribución más equitativa de las vacunas”.

Esta vacuna china llamada Vacuna SARS-CoV-2 (Vero Cell) se recomienda para mayores de 18 años en un esquema de dos dosis con un intervalo de tres a cuatro semanas y su eficacia se estima en un 79% para todas las edades en los casos graves y hospitalizados. Además, la OMS destacó que “sus fáciles requisitos de almacenamiento lo hacen muy adecuado para entornos de bajos recursos. También es la primera vacuna que llevará un monitor de vial de vacuna, una pequeña etiqueta en los viales de vacuna que cambia de color a medida que la vacuna se expone al calor, lo que permite a los trabajadores de la salud saber si la vacuna se puede usar de manera segura”.

Como indica el Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE) de la OMS que realizó el estudio sobre esta vacuna, debido a que pocos adultos mayores de 60 años se inscribieron en ensayos clínicos, no se pudo estimar la eficacia en este grupo de edad. Sin embargo, no recomienda un límite superior de edad para la vacuna, porque los datos preliminares y los datos de inmunogenicidad de apoyo sugieren que es probable que la vacuna tenga un efecto protector en las personas mayores. No hay ninguna razón teórica para creer que la vacuna tiene un perfil de seguridad diferente en poblaciones mayores y más jóvenes. Por lo tanto, la OMS recomienda que los países que utilizan la vacuna en grupos de mayor edad realicen un seguimiento de la seguridad y la eficacia para que la recomendación sea más sólida.

La OMS ya había aprobado e incluido en la lista de vacunas de uso por emergencia a la vacuna de Pfizer/BioNTech el 31 de diciembre de 2020; las dos vacunas AstraZeneca/Oxford COVID-19 el 15 de febrero de 2021, producidas por AstraZeneca-SKBio (República de Corea) y el Serum Institute of India; y la vacuna COVID-19 Ad26.COV2.S desarrollada por Janssen (Johnson & Johnson) el 12 de marzo de 2021.