InicioÁfricaLa escasez de los alimentos y el aumento de sus precios golpean...

La escasez de los alimentos y el aumento de sus precios golpean severamente a Túnez

Los tunecinos se han visto afectados por el aumento de los precios de los alimentos y la escasez de alimentos básicos en las últimas semanas, lo que amenaza con convertir el descontento latente en el país del norte de África, la cuna de las protestas de la Primavera Árabe, en una agitación mayor.

El azúcar, el aceite vegetal, el arroz e incluso el agua embotellada desaparecen periódicamente de los supermercados y tiendas de comestibles.

La gente hace fila durante horas para obtener estos alimentos esenciales que han sido subsidiados durante mucho tiempo y ahora están cada vez más disponibles solo en raciones.

Y cuando aparecen en los estantes, muchas personas no pueden pagar el precio asombroso por ellos.

El gobierno ha culpado a los especuladores, a los acaparadores del mercado negro y a la guerra en Ucrania, pero los expertos económicos dicen que la propia crisis presupuestaria del gobierno y su incapacidad para negociar un préstamo largamente buscado del Fondo Monetario Internacional se han sumado a los problemas de Túnez.

A veces estallan peleas en las colas de los mercados de alimentos, y se han producido protestas dispersas y enfrentamientos esporádicos con la policía por el aumento de los precios y la escasez en todo el país.

En un suburbio de la capital, Túnez, un joven vendedor ambulante de frutas se suicidó recientemente después de que la policía incautara la balanza que usaba para pesar sus productos.

Su acto de desesperación revivió los recuerdos de la autoinmolación en 2010 de otro vendedor tunecino, Mohamed Bouazizi, que provocó protestas que llevaron al derrocamiento del dictador Zine El Abidine Ben Ali y provocó levantamientos similares en todo el mundo árabe.

«Vine a comprar y encontré gente luchando por comprar y los precios eran muy altos», dijo la compradora Amina Hamdi, desesperada por tratar de comprar productos básicos.

«No es posible vivir sin comida», dijo Aicha durante un reciente viaje de compras al mercado de pescado y carne en Túnez. “Podemos vivir sin muebles, material de construcción, pero tenemos que comer”. Solo dio su nombre de pila por temor a que la policía la persiguiera por hablar.

El Ministerio de Comercio prometió el mes pasado que la escasez disminuiría, anunciando la importación de 20.000 toneladas de azúcar de la India que estarán disponibles a tiempo para Mouled, el cumpleaños del profeta Mahoma.

Pero la noche anterior a la festividad, los ciudadanos formaron largas filas frente a los supermercados con la esperanza de hacerse con un paquete de azúcar, alimento imprescindible para preparar los platos tradicionales de la festividad religiosa.

La comida no es lo único que escasea. Al carecer de recursos energéticos como los de las vecinas Libia y Argelia, Túnez depende en gran medida de las importaciones y sus prolongados problemas económicos significan que tiene una influencia limitada en los mercados internacionales para asegurar los bienes que necesita.

La inflación ha alcanzado una tasa récord de 9,1%, la más alta en tres décadas, según el Instituto Nacional de Estadística.

El Banco Central de Túnez (BCT) agregó un golpe al aumentar las tarifas bancarias y las tasas de interés, lo que dificulta el acceso a los préstamos de consumo.

En Douar Hicher, un barrio empobrecido de las afueras de Túnez considerado un barómetro del descontento popular, cientos de personas salieron a la calle la noche del mes pasado para denunciar el deterioro de sus condiciones de vida.

Con gritos de «trabajo, libertad, dignidad» -eslogan insignia de la revolución de 2010-2011- los manifestantes bloquearon la arteria principal de la localidad incendiando llantas, desafiando a la policía que lanzó gases lacrimógenos para dispersarlos.

«Basta de discursos y promesas, el pueblo está atenazado por el hambre y la miseria», rezaba una pancarta levantada por los manifestantes, palpable su enfado con el gobierno y las élites políticas.

Después de despedir al primer ministro y disolver el parlamento, el presidente Kaïs Saied se otorgó amplios poderes durante el último año.

Dijo que las medidas eran necesarias para salvar al país en medio de una prolongada crisis política y económica, y muchos tunecinos las recibieron con agrado, pero los críticos y los aliados occidentales dicen que la toma del poder pone en peligro la joven democracia de Túnez.

Saied atribuye la escasez de productos alimenticios y el alza de los precios a los «especuladores» ya quienes ostentan el monopolio de los bienes que almacenan en depósitos ilegales.

Sugirió que su principal rival político, el movimiento islamista Ennahdha, tuvo algún papel, lo que el partido niega rotundamente.

En un comunicado, el Frente de Salvación, una coalición de cinco partidos de oposición y varios grupos independientes, calificó las manifestaciones como una señal de «una explosión general y el colapso del orden social y político».

El secretario general del poderoso sindicato UGTT, Noureddine Taboubi, culpa al presupuesto sobrecargado del estado.

Actualmente, el gobierno está negociando un préstamo de $ 2 mil millones a $ 4 mil millones con el FMI para hacer frente a un déficit presupuestario agravado por la pandemia de COVID-19 y las consecuencias de la guerra de Rusia en Ucrania. Una delegación tunecina de alto rango viajó a Washington el sábado con la esperanza de cerrar un trato.

A cambio, Túnez tendrá que comprometerse con reformas dolorosas, incluida la reducción del sector de la administración pública, uno de los más grandes del mundo, que consume alrededor de un tercio del presupuesto estatal.

El FMI también exige el levantamiento paulatino de los subsidios y la privatización de las empresas estatales, lo que implica despidos masivos y un recrudecimiento del desempleo, que ya llega al 18% según las últimas cifras del Banco Mundial

Ante un panorama tan sombrío, los tunecinos ya no dudan cada vez más en poner en peligro su vida para intentar llegar a Europa en busca de una vida mejor.

El Foro Tunecino para los Derechos Económicos y Sociales, una ONG que monitorea de cerca la migración, dice que 507 inmigrantes tunecinos murieron o desaparecieron en lo que va de 2022.

Según el portavoz de la Guardia Nacional, Houssameddine Jebabli, la guardia costera frustró más de 1500 intentos de migración ilegal a Italia entre enero y septiembre de 2022, que involucraron a familias enteras, incluidos casi 2500 niños.

Fernando Abeso Edu Mbuy
Fernando Abeso Edu Mbuy
Periodista y Redactor en la Revista Real Equatorial Guinea

Últimas Noticias

¡Marruecos hace historia!

Marruecos cumplió con sus deberes derrotando a Canadá y logró una brillante...

Guinea Ecuatorial prioriza los medios de pago digitales para impulsar el turismo en el país

En la tarde de jueves, 1 de diciembre, Milagrosa...

Mundial Qatar 2022: Irán mata a un joven que celebró la derrota ante Estados Unidos

Un joven murió a manos de las fuerzas de...

Obiang Nguema Mbasogo: “He sido elegido Presidente para todos los ecuatoguineanos, no de un distrito ni de una región”

La explanada de la Oficina Nacional del Partido Democrático...

Guinea Ecuatorial celebra el Día Mundial del SIDA con al menos 63 mil personas viviendo con el VIH-SIDA

Cada año, el 1 de diciembre se conmemora el...

El PDGE celebra su victoria y el CPDS no entiende por qué no ha sido votado en Añisok, pueblo natal de su líder

Diez días después de las elecciones y a pocos...
spot_img

Siguenos

4,530FansMe gusta
5,911SeguidoresSeguir
2,912SeguidoresSeguir
Contenido patrocinado