África sorprende al mundo al contener el corona virus mejor que en Europa y EEUU

0
toma de temperatura

Los sobrecargados sistemas de salud pública de África, la escasez de instalaciones de prueba y los barrios marginales superpoblados hicieron que los expertos predijeran un desastre cuando el coronavirus golpeara el continente. El nuevo coronavirus ya estaba causando estragos en las naciones ricas de Asia y Europa (con España a la cabeza), y una agencia de las Naciones Unidas dijo en abril que, incluso con medidas de distanciamiento social, el virus podría matar a 300.000 africanos este año. La realidad ha demostrado lo contrario. África ha contenido al virus mejor que Europa y EEUU.


En mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que 190.000 personas en el continente podrían morir si fracasaban las medidas de contención. Sin embargo, a medida que el mundo marca un millón de muertes por coronavirus, África lo está haciendo mucho mejor de lo esperado, con un porcentaje de muertes más bajo que en otros continentes.

El recuento de casos de letalidad en el continente es del 2,4%, con aproximadamente 35.000 muertes entre los más de 1,4 millones de personas infectadas con COVID-19, según datos de Reuters. En América del Norte es del2,9% y en Europa del 4,5%.

Los países más afectados, como Italia y Gran Bretaña, han registrado cifras de víctimas mortales del 11,6% y el 9,0% respectivamente, en comparación con el 1,6% de Etiopía, el 1,9% de Nigeria y el 2,4% de Sudáfrica, el país más afectado del continente. Los hospitales en muchos países africanos dicen que las tasas de admisión por covid están disminuyendo.

“Según lo que hemos visto hasta ahora, es poco probable que vayamos a ver algo a la escala que estamos viendo en Europa, tanto en términos de infecciones como de mortalidad”, comenta Rashida Ferrand, una Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, profesor que trabaja en el Grupo de Hospitales Parirenyatwa en Harare, la capital de Zimbabwe.

No todos los muertos se contabilizan

Los expertos dicen que probablemente se estén pasando por alto muertes por covid en África. Las tasas de pruebas en el continente de alrededor de 1.300 millones de personas se encuentran entre las más bajas del mundo, y muchas muertes de todo tipo no se registran.

Sudáfrica registró unas 17.000 muertes adicionales por causas naturales entre principios de mayo y mediados de julio, un 59% más de lo que normalmente se esperaría, según un informe de julio del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica. Eso sugiere que el número de muertos por covid podría ser significativamente más alto que la cifra oficial, actualmente más de 16.000, dicen los investigadores. Aun así, existe un amplio acuerdo en que las tasas de mortalidad por COVID-19 no han sido tan malas como se predijo.

Población joven: clave

¿Por qué? Los científicos y los expertos en salud pública citan una serie de posibles factores, incluida la población joven del continente y las lecciones aprendidas de brotes anteriores de enfermedades. La investigación ha encontrado que el riesgo de desarrollar COVID-19 grave aumenta con la edad. Un informe de las Naciones Unidas de 2019 dijo que el 62% de la población de África subsahariana tenía menos de 25 años y solo el 3% tenía 65 años o más. En la región de Europa y América del Norte de las Naciones Unidas, el 28% tenía menos de 25 años, mientras que el 18% tenía 65 años o más. Chikwe Ihekweazu, director general del Centro de Control de Enfermedades de Nigeria, atribuyó la tasa de mortalidad relativamente baja de su país en parte al hecho de que la mayoría de los pacientes tenían entre 31 y 40 años.

Escasa movilidad de los ciudadanos

Los gobiernos africanos también tuvieron un tiempo precioso para prepararse debido al relativo aislamiento de muchos de sus ciudadanos de los aeropuertos y otros lugares donde podrían entrar en contacto con viajeros globales. Una razón podría ser que los viajes internacionales son limitados en muchos países africanos, y viajar dentro del país puede ser más difícil que en otros continentes, destaca Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África.

Una vacuna contra la tuberculosis está dando buenos resultados

Algunos científicos también están explorando la posibilidad de que una vacuna contra la tuberculosis que se administra de forma rutinaria a los niños en muchos países africanos pueda ayudar a reducir las muertes por COVID-19. Científicos de varios países, incluida Sudáfrica, están probando si la vacuna centenaria Bacille Calmette-Guérin (BCG),ampliamente utilizada en el continente contra la tuberculosis, proporciona un grado de protección cruzada. Se ha demostrado que las vacunas BCG protegen contra otras enfermedades respiratorias virales, y un estudio publicado en julio en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences encontró que los países con tasas más altas de vacunación contra la tuberculosis tenían tasas máximas de mortalidad más bajas por COVID-19.

La exposición a otros coronavirus les puede hacer más fuertes

Otra teoría que se está considerando es si la exposición previa a otros coronavirus, incluidos los que causan el resfriado común, ha proporcionado un grado de resistencia en algunas de las mismas comunidades que alguna vez se pensó que eran las más vulnerables. “Hay mucha evidencia circunstancial”, confirma a Reuters Salim Abdool Karim, un especialista sudafricano en enfermedades infecciosas que ha asesorado al gobierno sobre el COVID-19, “pero no hay evidencia”. También se han iniciado estudios en Sudáfrica y Zimbabwe para evaluar el impacto de la exposición pasada a otros coronavirus.

Más de la mitad de la población urbana de África se concentra en barrios marginales, donde el acceso al agua para lavarse las manos es escaso y el distanciamiento físico es casi imposible.

Las enfermedades se propagan rápidamente en tales condiciones, pero algunos científicos se preguntan si eso pudo haber sido una bendición inesperada en este caso. Existe alguna evidencia de que las células T desarrolladas por el sistema inmunológico del cuerpo después de la exposición a otros coronavirus del resfriado común podrían ayudar a combatir el COVID-19. “Yo diría que es al menos una explicación plausible de por qué hay diferentes niveles de resistencia al virus en diferentes poblaciones”, dijo Thomas Scriba, inmunólogo y subdirector de la Iniciativa de Vacunas contra la Tuberculosis de Sudáfrica.

El virus llegó más tarde y les dio tiempo a prepararse

El virus llegó a África más tarde que a otros continentes, dando tiempo al personal médico para establecer hospitales de campaña, abastecerse de oxígeno y ventiladores, y aprender de las mejoras en el tratamiento en otros lugares. “Recibimos el regalo del tiempo”, dijo Thumbi Mwangi, investigadora principal del Instituto de Enfermedades Tropicales e Infecciosas de la Universidad de Nairobi. “Tuvimos una cantidad de preparación que otros no tuvieron”.

La lucha contra el ébola les hizo ser rápidos

Los gobiernos del continente también han luchado contra enfermedades infecciosas mortales como el ébola, que mató a más de 11.000 personas en África occidental entre 2013 y 2016.  Muchos países africanos se apresuraron a introducir controles en los aeropuertos, suspender vuelos desde países muy afectados y hacer cumplir las medidas de distanciamiento social y el uso de máscaras.

Una semana después de que Kenia informara su primer caso, se cerraron las escuelas, los viajeros entrantes tuvieron que someterse a una cuarentena obligatoria y se prohibieron las grandes reuniones. Nigeria, la nación más poblada de África, impuso una prohibición a los viajes interestatales y un toque de queda. Muchas de sus fronteras terrestres ya se habían cerrado desde agosto de 2019 para reducir el contrabando, lo que también ayudó a combatir la pandemia.

Sudáfrica introdujo uno de los bloqueos más duros del mundo a fines de marzo, cuando el país había confirmado solo 400 casos.