Guinea: el presidente Alpha Condé es el vencedor de las elecciones y tendrá un tercer mandato

0
El presidente de Guinea, Alpha Condé, saluda a sus seguidores durante un acto de campaña en Conakri, el 16 de octubre de 2020. © Stringer / Reuters

La Comisión Electoral del país declaró el triunfo del mandatario de 82 años en los comicios presidenciales celebrados el 18 de octubre. Condé sumó el 59,49% de los votos frente al 33,50% del opositor Cellou Dalein Diallo, quien denunció un “fraude a gran escala”.

Alpha Condé tendrá su controvertido tercer mandato en Guinea. El actual mandatario, de 82 años, fue declarado vencedor de las elecciones presidenciales celebradas el 18 de octubre pasado, según los datos difundidos por la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI).

El presidente de la autoridad electoral Kabinet Cissé dio a conocer las cifras en el Palacio del Pueblo en la capital, Conakri. El funcionario indicó que Condé sumó el 59,49% de los votos, mientras que el líder opositor Cellou Dalein Diallo sólo alcanzó el 33,50%.

Conocidos los datos oficiales, a través de su página de Facebook, Condé calificó el resultado -que debe ser ratificado por el Tribunal Constitucional- como “una victoria para Guinea” y llamó a caminar “mano a mano hacia lo esencial: el bienestar de las poblaciones en paz y armonía”.

Un anhelo del presidente que podría no verse reflejado en la realidad. Guinea llegó a las elecciones envuelta en una ola de protestas opositoras que han dejado decenas de muertos como consecuencia de la represión de las fuerzas de seguridad. El motivo fue el rechazo a la postulación de Condé para un controvertido tercer mandato.

Según la Constitución guineana, un presidente no puede sumar más de dos mandatos, una cantidad que Condé ya cumplió. Sin embargo, tras la aprobación de un referendo para una nueva Constitución el 22 de marzo pasado -con un dudoso 91,5% de los votos a favor, el mandatario de 82 años interpretó que su conteo de ciclos en el cargo volvió a cero y, por ende, puede aspirar aún a dos mandatos más.

El candidato opositor denuncia un “fraude a gran escala”

En los días posteriores a las elecciones, nuevas manifestaciones terminaron con episodios de violencia, dejando al menos 10 muertos, según las cifras oficiales, y alrededor de 30, de acuerdo a la oposición.

Cellou Dalein Diallo, líder de la coalición opositora Unión de Fuerzas Democráticas de Guinea (UFDG), le aseguró a AFP que impugnará los resultados ante el Tribunal Constitucional, “sin hacernos demasiadas ilusiones”. Además, prometió seguir protestando contra “este atraco electoral en la calle”.

El lunes 19 de octubre, Diallo salió a proclamarse ganador de las elecciones presidenciales con un supuesto 53 % de los votos y, un día después, denunció ser víctima de un “fraude a gran escala” para privarlo de su victoria.

Sus declaraciones alentaron a sus seguidores a salir a las calles, protagonizando enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Además, Diallo afirma que oficiales allanaron la sede de su partido y lo mantienen encerrado en su domicilio.

“Si por casualidad el Tribunal Constitucional barre con el dorso de la mano las pruebas que le entregaremos, la lucha continuará en las calles hasta que sea efectiva la victoria que el pueblo de Guinea le ha concedido a Cellou Dalein”, manifestó ante los medios un miembro del partido opositor, dando muestras de que la calma estaría lejos de llegar.

Múltiples llamados al cese de la violencia

La jornada electoral del 18 de octubre transcurrió sin mayores inconvenientes y observadores de la Unión Africana y de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) calificaron los comicios como justos.

Sin embargo, las sospechas de fraude encendieron las calles y las protestas derivaron en disturbios y una violenta respuesta policial. Según Human Rights Watch (HRW), 3 de las al menos 10 víctimas mortales eran niños y demandó una respuesta de la Justicia para los “responsables de uso letal de la fuerza excesivo o innecesario”. La organización también denunció cortes en el acceso a internet.

Frente a este escenario extendido de tensión, varias voces han reclamado el cese de la violencia y una salida a la crisis mediante el diálogo. Entre ellas está la del secretario general de la ONU, António Guterres, quien pidió una “solución pacífica” y pidió tanto al presidente Condé como al opositor Diallo que prevengan la “violencia”.

En un comunicado, el portavoz de Guterres agregó que el secretario general “también insta a los líderes de opinión y a la prensa a poner fin a todos los discursos incendiarios”.

Por su parte, Fatou Bensouda, fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), recalcó que “la violencia debe parar” y recordó a los actores políticos guineanos que “todo aquel que cometa, ordene, incite, aliente y contribuya” a la consecución de delitos definidos en los estatutos de la CPI “puede ser procesada por tribunales guineanos” o el mismo organismo internacional.

La división política en Guinea también se sustenta, principalmente, en diferencias étnicas: la base del apoyo al presidente Alpha Condé se encuentra en la comunidad Malinke, mientras que el opositor Cellou Diallo cuenta con mayor respaldo entre el pueblo Fulani.