Marcelino Nguema Onguene: el adiós a un hombre de Estado, padre, hermano, amigo…

0

Funeral de Estado de Marcelino Nguema Onguene, Primer Defensor del Pueblo, este sábado, 03 de octubre, en la sede de la Defensoría del Pueblo en Malabo.

El funeral de Estado, cuerpo presente, de Marcelino Nguema Onguene, Primer Defensor del Pueblo de Guinea Ecuatorial, se ha llevado a cabo este sábado, 03 de octubre, en la sede de la Defensoría del Pueblo en Malabo y ha contado con la presencia del Presidente de la República, Obiang Nguema Mbasogo, la Primera Dama de la Nacion, Constancia Mangue de Obiang, la Presidenta del Senado, Teresa Efua Asangono, el Presidente de la Cámara de Diputados, Gaudencio Mohaba Mesu, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia, David Nguema Obiang Eyang, el Presidente del Tribunal Constitucional, Fermín Nguema Esono, el Defensor del Pueblo, Reginaldo Egido Panadés, el Primer Ministro del Gobierno, Francisco Pascual Obama Asue, el Secretario General del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), Jerónimo Osa Osa Ecoro, el Arzobispo de la Archidiócesis de Malabo, Juan Nsue Edjang, miembros del Gobierno actualmente en plaza, representantes de delegaciones diplomáticas y consulares acreditadas en el país, así como familiares, amigos, conocidos, colegas y público en general.

Cuando se anunciaba el fallecimiento de Marcelino Nguema Onguene, Primer Defensor del Pueblo de la República de Guinea Ecuatorial, el 22 de septiembre 2020, todas las instituciones públicas del Estado, delegaciones diplomáticas y consulares acreditadas en nuestro país, así como amigos, familiares, conocidos, colegas del finado lamentaban la partida de un personaje que ha trabajado toda su vida para Guinea Ecuatorial, ocupando numerosos altos cargos en el Gobierno, en el Senado, Cámara de los Diputados y Defensoría del Pueblo, entre otros.

Los restos mortales de Nguema Onguene llegaron al país este 02 de octubre y en la noche de este mismo día se realizó un velorio, cuerpo presente, en su residencia en Hacienda Natividad en la ciudad de Malabo hasta la mañana del día siguiente. Un velorio muy atípico por el tema de la COVID-19 donde podíamos ver a familiares, amigos, conocidos y colegas empapando sus mascarrillas de lágrimas y sin poder abrazarse para darse cariño mutuamente como suele ser habitual en momentos iguales.

Durante el acto y para rendirle un homenaje, representantes de instituciones y otros han depositado ramos de flores frente al féretro de Nguema Onguene. Cabe destacar las ofrendas florales depositadas por los Presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, quienes colocaron además la bandera de Guinea Ecuatorial sobre el féretro, el Primer Ministro del Gobierno, el Secretario General del PDGE, quien además ha colocado la bandera del PDGE, el Defensor del Pueblo, también ha colocado, junto a su adjunto primero, la bandera de la Defensoría del Pueblo, la comunidad de vecinos de Hacienda Natividad donde residía el finado, el Presidente de la República, Obiang Nguema Mbasogo, junto con la Primera Dama de la Nación, entre otros.

“Digo adiós a un amigo y fiel colaborador”, indicaba el Presidente de la República de Guinea Ecutorial, Obiang Nguema Mbasogo, durante la celebración de los actos oficiales por el fallecimiento de Nguema Onguene, que se ha llevado a cabo este sábado, 03 de octubre en la sede de la Defensoría del Pueblo en Malabo. Además, Obiang Nguema Mbasogo daba detalles sobre las actividades que llevó a cabo el finado para el bien de Guinea Ecuatorial tras incorporse a la administración central, después de obtener su título de médico.

“Una persona educada y muy inteligente”, indicaba el nuevo Defensor del Pueblo, Reginaldo Egido Panadés, durante los citados actos, quien además ha resaltado la labor del llorado Marcelino Nguema Onguene para la puesta en funcionamiento de lo que es hoy la Defensoría del Pueblo. Además, ha destacado su capacidad para la resolución de conflictos no sólo a nivel de instituciones sino también entre los empleados suyos. “No puedo decir en este acto todo lo que he aprendido de Marcelino Nguema Onguene, porque me faltaría tiempo” resaltaba Egido Panadés, quien era Defensor del Pueblo Adjunto Primero cuando Nguema Onguene era el Defensor del Pueblo titular y ambos trabajaron juntos durante cinco años en este Órgano constitucional.

“Quererte fue fácil, pero olvidarte es imposible”, es lo que se podía leer en las camisetas que llevaban algunos asistentes en el acto, sobre todo familiares, amigos, conocidos y empleados de la Defensoría del Pueblo. Es que el legado que deja Nguema Onguene es enorme y por esta razón y otras se le considera un hombre de Estado.

“Mi padre, nuestro padre, es lo mejor que me ha pasado”, se podía escuchar de las palabras pronunciadas por uno de los hijos de Nguema Onguene, Nguema Nvó, cuando hacía lectura de la biografía de su padre. Igualmente le dirigía una palabras de despedida que, por un lado causan dolor y consternación y por otro lado, patentizan que el finado no sólo se destacaba en sus labores como alta personalidad del Estado sino también como padre.

“siempre ha estado en la primera línea”, como si de un soldado se tratase cuando se pone al frente durante una batalla, decía el Secretario General del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), Jerónimo Osa Osa Ecoro, en relación a las actividades que realizó y cargos que ocupó Nguema Onguene en el seno del PDGE, quien desde su creación siempre ha sido un activo y fiel militante de esta formación política, donde llegó a ostentar el cargo de Secretario General Adjunto Segundo, encargado de asuntos económicos y financieros.

” Sabía crear consenso entre todos”, resumen que se podía extraer del discurso pronunciado por tal ocasión por la Presidenta del Senado, Teresa Efua Asangono. Y es que Nguema Onguene, además de ser senador en la primera legislatura tras la reforma constitucional del año 2011, supo crear consenso en todos los grupos parlamentarios, tanto de la Cámara Baja como de la Alta, para que sea elegido Primer Defensor del Pueblo en una Institución de reciente creación y que necesitaba a una persona que supiera poner sus bases para el bienestar del pueblo ecuatoguineano.

“Marcelino Nguema Onguene y su esposa Eulalia Nvó también eran fieles cristianos”, apostillaba el Arzobispo de la Archidiócesis de Malabo, Juan Nsue Edjang, durante la misa, cuerpo presente, que se ha llevado a cabo en el recinto de la Defensoría del Pueblo. el finado Marcelino Nguema Onguene estaba casado con Eulalia Nvo y ambos eran cristianos católicos. Juan Edjang Nsue en sus palabras, se ha podido concluir como dijera San Agustín, Santo que el Arzobispo ha hecho referencia durante su homilía, “La muerte no es nada. yo sólo me he ido a la habitación de al lado”, haciendo ver que Nguema Onguene sólo se había ido a otro lugar pero seguirá presente entre nosotros y nos esperará en un lugar mejor.

Los restos mortales de Nguema Onguene han recibido santa sepultura este mismo sábado, 03 de octubre, en el cementerio municipal de Ela Nguema de la ciudad de Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, entre llantos, desolación, nostalgia y consternación.

Marcelino Nguema Onguene era médico de profesión, carrera que estudió en la antigua URSS. Nació el 14 de abril 1946 en Eyamoyong en el distrito de Mongomo, provincia de Wele Nzás y entre los cargos que ostentó en el País se puede citar, no de forma exhaustiva, el de Presidente de la Cámara de los Representantes del Pueblo, Senador en la Primera Legislatura del Parlamento Bicameral, Ministro de Estado Encargado de Asuntos Exteriores, Ministro Secretario General de la Presidencia, Ministro de Estado Encargado de Economía y Planificación, Ministro de Estado de Economía, Presidente del Instituto de Seguridad Social (INSESO), Consejero a la Presidencia en Materia de Sanidad y desde 2015 hasta 2020, Defensor del Pueblo de la República de Guinea Ecuatorial.

Nguema Onguene también fue condecorado ocho veces con la Gran Cruz de la Orden de la Independencia, Mérito Civil de España, Caballero de la Orden del Servicio Diplomático de la República de Corea y la Medalla de la Paz de las Naciones Unidas, entre otras condecoraciones.

“No me voy, más bien me quedo…pero en vuestros corazones”, habría escrito Marcelino Nguema Onguene en su autobiografía, lo que refleja a día de hoy la realidad o el legado que ha dejado esta figura política emblemática de nuestro País, un hombre de Estado, padre, hermano, amigo, esposo, colega…o simplemente Excmo. Señor Don Marcelino Nguema Onguene, Primer Defensor del Pueblo de Guinea Ecuatorial.