Una carretera dañada por las inundaciones en Umm Dawan Ban, al sudeste de Jartum, el 2 de agosto de 2020 en Sudán Afp.com - ASHRAF SHAZLY

Al menos diez personas han muerto y más de 3.300 casas han sido destruidas o dañadas por las lluvias torrenciales que han azotado a gran parte de Sudán esta semana, informó la Defensa Civil sudanesa el jueves 6 de agosto 2020.

Según esta organización, 1.800 viviendas quedaron totalmente destruidas y 1.508 parcialmente destruidas. Además, las inundaciones arrasaron 21 escuelas y ocho mezquitas.

El miércoles, la ONU informó que 50.000 personas se vieron afectadas por las inundaciones.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) aclaró en un comunicado que “Las lluvias torrenciales que han azotado Sudán en los últimos días han provocado inundaciones, desprendimientos de tierras, daños a viviendas e infraestructura en 14 de los 18 estados de ese país”.

La semana pasada, las inundaciones causaron la muerte de cinco personas y destruyeron o dañaron cerca de 3.500 casas, según un comunicado oficial.

En el Nilo Azul (sudeste), las lluvias torrenciales provocaron, entre otras cosas, la rotura de una presa, destruyendo centenares de casas, según las autoridades locales.

En general, Sudán sufre fuertes lluvias entre junio y octubre. Y todos los años el país se enfrenta a grandes inundaciones.

En 2019, las lluvias torrenciales habían afectado durante toda la temporada a 400.000 personas, según el portavoz de la Ocha en Sudán.