El objetivo de su acercamiento a las instalaciones de este medio de comunicación ecuatoguineano era para descubrir su funcionamiento, así como los planes que tiene su directiva.

El embajador de España en Guinea Ecuatorial, Alfonso Barnuevo, ha visitado hoy miércoles la sede de la Revista y Periódico Digital Real Equatorial Guinea (RREG) en la ciudad de Malabo, donde fue recibido por su directora general, Milagrosa Adá Michá Abeso, y el staff de periodistas de ese medio de comunicación.

La directora general de RREG presentó al diplomático español todos los detalles de su medio desde la creación del mismo en formato impreso, publicado en los idiomas chino, inglés y español, hasta dar el paso a la digitalización del mismo. Antes, Alfonso Barnuevo ya había recorrido, acompañado de la anfitriona, las instalaciones de RREG situadas en la Avenida de la Independencia en la tercera planta del edificio Galería JM.

También le mostró los planes a ejecutar a corto plazo como es el caso de la formación de su personal en diversos centros y universidades nacionales e internacionales, la adquisición de material laboral como tabletas, modems o computadoras para los periodistas de su medio, sus planes de expansión, así como el lanzamiento de una aplicación móvil de RREG para que los lectores puedan recibir las noticias en tiempo real, desde cualquier punto y desde todo dispositivo como tabletas, teléfonos móviles u otros.

El diplomático español, por su parte ha mostrado su entusiasmo al equipo de la Revista Real Equatorial Guinea por la labor que están desempeñando en cuanto a la información se refiere, dejándoles entrever que tiene pensado organizar un curso de reciclaje para los periodistas nacionales en la Casa África. Una idea que ha indicado que es una “autopromesa” que se hace.

Los interlocutores también han tenido tiempo de repasar diversos temas de interés internacional y sobre todo aquellos temas que unen a Guinea Ecuatorial y España. Igualmente han coincidido en que a los dos países les unen lazos solidarios, sanguíneos y culturales, además de que sus respectivos pueblos son amantes de la paz y la amistad.

Finalmente, antes de que el diplomático abandonara las oficinas de la Revista Real Equatorial Guinea ubicada en las instalaciones de la Galería JM en Malabo dejó estampado su firma en el libro de visitas de este medio y ha manifestado ante los medios de comunicación su satisfacción por la vista realizada, además de indicar su disponibilidad para fomentar capacitación de los periodistas nacionales y trabajar para que se haga patente el intercambio de experiencias entre medios de comunicación españoles y ecuatoguineanos.