El Ministerio de Sanidad de Israel ha anunciado que a partir de este domingo ya no será obligatorio usar mascarilla al aire libre en el país. El ministro de Sanidad, Yuli Edelstein, ha informado a través de un comunicado que ha tomado la decisión basándose en las recomendaciones de expertos.

“Las mascarillas están destinadas a protegernos contra el coronavirus”, por lo que “después de que los expertos de la salud llegaran a la conclusión de que ya no son necesarias al aire libre”, decidió “permitirlo de acuerdo a su recomendación”.

“El nivel de morbilidad en Israel es muy bajo gracias a nuestra exitosa campaña de vacunación y, por lo tanto, podemos relajar más restricciones”, ha continuado el responsable de la cartera de Sanidad.

No obstante, ha lanzado un mensaje de precaución y ha pedido a los ciudadanos “que todavía lleven mascarilla para poder entrar en edificios cerrados. Juntos mantendremos baja la morbilidad”, ha subrayado.

Israel continúa avanzando con paso firme en camino hacia la normalidad; a partir de este domingo los ciudadanos ya pueden quitarse la mascarilla mientras estén al aire libre. La emoción de los israelís fue notoria, ya que desde hace más de un año se les impuso la mascarilla para contener el virus.

Gracias a que la mayor parte de la población fue inmunizada, también las escuelas reanudaron las clases presenciales, por completo y sin división de sectores. Más de 5.3 habitantes han sido vacunados contra el COVID-19 en Israel, es decir un poco más de la mitad de su población.

La reapertura es casi total, sin embargo, aún existen ciertas restricciones, como el uso del cubrebocas en espacios interiores, también es recomendada para reuniones grandes.

“El gran reto es llevar la mascarilla en el bolsillo y ponérsela cada vez que llegas a un lugar cerrado o concurrido”, dijo el coordinador nacional de la pandemia, Nachman Ash, quien también advirtió que, pese a sus grandes avances, aún no se llega a la inmunización colectiva.