La alianza OPEP+ (OPEP y aliados), liderada por Arabia Saudí y Rusia, ha quedado atascada en su intento de decidir cuánto petróleo suministrará en los próximos meses y, tras horas de deliberaciones sin resultado, decidió continuar mañana lunes para ver si consigue un acuerdo.

Según varias fuentes, Emiratos Árabes Unidos exigió que se elevara la base de cálculo para fijar su cuota nacional de producción, reflejando su mayor capacidad de extraer crudo, algo que no fue aceptado por los demás socios.

Los precios del crudo están en máximos del 2018, pero los Emiratos Árabes se resisten a intervenir

Esa es la razón por la que bloqueó un pacto preliminar que habían alcanzado Arabia Saudí y Rusia para incrementar la producción conjunta del grupo en 400.000 barriles diarios (mbd) cada mes a partir de agosto y poner fin así a la subida de los precios en los últimos meses. El barril de petróleo Brent cerró el pasado viernes en 76,17 dólares, máximo desde octubre del 2018.

La idea es volver a introducir gradualmente en el mercado, hasta septiembre del 2022, los 5,7 millones de barriles diarios (mbd) del gran recorte (de 9,7 mbd) que la alianza puso en marcha en mayo del año pasado y que, según el acuerdo sellado entonces, preveía dejar bajo tierra hasta fines de abril del próximo año. Pero Emiratos se mantuvo firme en su rechazo a cualquier intervención si no se aumenta la base de cálculo de su cuota para extraer 700.000 barriles adicionales.