El Gobierno de Pretoria, que ejerció el año pasado la presidencia rotatoria de la UA, se declaró «consternado por la decisión injustificada» de conceder a Israel la condición de observador en la organización africana.

La comisión de la UA tomó esta «decisión unilateralmente sin consultar a sus miembros», según el ministerio sudafricano de Asuntos Exteriores, que la calificó de «inexplicable» e «incomprensible».

La Unión Africana concedió la semana pasada a Israel la condición de observador en dicha organización.