El equipo de acción humanitaria START de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) finaliza hoy su misión en Bata, adonde acudió en respuesta a las trágicas explosiones del pasado 7 de marzo en Nkuantoma.

La valoración de su trabajo en estas más de dos semanas es muy positiva y el equipo agradece, junto con la Embajada de España en Malabo y el Consulado General de España en Bata, el inestimable apoyo de las autoridades ecuatoguineanas y la colaboración de los demás equipos internacionales, esenciales todos para el éxito de la misión.

Los voluntarios españoles han cubierto un total de 550 atenciones hospitalarias en las áreas de urgencias, UCI, quirófano y hospitalización. Adicionalmente, los sanitarios de la Cooperación Española han ofrecido asistencia médica de proximidad en zonas urbanas (barrio de Mondong), con 170 intervenciones.

Asimismo, se han realizado labores de acondicionamiento del área quirúrgica del Hospital General, afectado por las explosiones. La Cooperación Española ha ofrecido formación en materia de gestión de emergencias sanitarias en caso de catástrofe, con participación de 140 profesionales del Sistema de Salud ecuatoguineano. También se ha colaborado en la coordinación de actividades de apoyo psicosocial, tanto presenciales como a distancia, con otras entidades españolas y ecuatoguineanas. El Centro Cultural de España en Bata, por su parte, ha intervenido con un programa de animación sociocultural dirigido a la población infantil afectada por la tragedia, programa que continúa en desarrollo.

El despliegue del equipo START – AECID fue posible gracias a la activación del Mecanismo Europeo de Protección Civil, que ha ofrecido apoyo financiero y propiciado oportunidades de colaboración, como la mantenida en apoyo del equipo de artificieros franceses que desarrollan importantes labores de desminado sobre el terreno.

Esta misión, que ha despertado un notable interés mediático y social tanto en España como en Guinea Ecuatorial, ha sido un testimonio solidario y valioso de los profundos lazos humanos, históricos y culturales que unen a ambos países. Desde un sentimiento de profunda tristeza por la pérdida irreparable de vidas humanas, España y Guinea Ecuatorial han trabajado y seguirán trabajando juntas para que la ciudad de Bata se recupere cuanto antes de esta devastadora tragedia.