Caso insólito es lo que se vive en la ciudad de Malabo donde se ha detenido a un ciudadano camerunés por ser un presunto asesino en serie. Por de momento se ha identificado a tres de su víctimas, pero la Policía todavía no ha cerrado sus investigaciones. Se le ha pillado justamente en un caso de robo y no de asesinato, porque cada vez cambiaba de nombres lo que hacía difícil su captura.

En los próximos días, la Policía Nacional entregará a los órganos judiciales a este ciudadano camerunés detenido por múltiples asesinatos. La Policía llevaba tiempo rastreando sus pasos desde el año 2019 cuando el Ministerio de la Seguridad Nacional dictó un aviso de búsqueda y captura contra él.

Al detenido se le acusa de quitarle la vida a un joven en el barrio Sampaka de la capital de Guinea Ecuatorial en el año 2019, en el mismo año pudo haber matado a otra persona en la ciudad de Bata y el último y más reciente se le señala como el responsable de la muerte de un joven en el barrio Pérez de Malabo.

El joven de nacionalidad camerunesa tiene 32 años. Por lo visto, su verdadero nombre es Meldim Cheme, pero cambiaba de nombre de la misma manera que lo hacía de barrio o ciudad después de cometer sus actos delictivos. Una de las razones por las cuales la Policía ha pasado mucho tiempo sin poder detenerle.

En las dependencias de la policía de Malabo donde se encuentra detenido, el supuesto asesino ha reconocido los hechos por los que se le acusa y pide perdón tanto a sus víctimas como a los familiares de éstas.

La Policía le ha pillado en un caso de robo. Los investigadores señalan igualmente que Meldim Cheme también posee una orden de búsqueda y captura en su país de origen. En los próximos días será puesto a disposición judicial, aun con todo, la policía ha informado que su caso seguirá abierto para tener más datos.