El equipo médico START de la Cooperación Española comenzó su labor asistencial el viernes 12 en los centros médicos de Bata (Hospital General, Nuevo INSESO y La Paz) de acuerdo con el plan de trabajo fijado por el Ministerio de Sanidad y Bienestar Social (MINSABS) de Guinea Ecuatorial. La integración de los sanitarios españoles en los equipos sanitarios de dichos centros ha permitido dar relevo al personal local, muy necesitado de descanso tras unos días de intenso trabajo.

El equipo médico español se repartió entre diversas unidades de urgencias, traumatología, cirugía y unidades de cuidados intensivos. Sus labores han incluido curas de lesiones (incluidas heridas por metralla) y politraumatismos provocados por las explosiones, diversas intervenciones traumatológicas, reparación de miembros catastróficos, atención de cuadros de deshidratación y por quemados o atención de patologías endémicas e infecciosas, entre otras. El equipo de la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (AECID) también ha identificado la necesidad de organizar un plan de atención psicosocial a las víctimas de las explosiones, lo que ha puesto en conocimiento de las autoridades competentes.

El equipo START de la Cooperación Española ha participado, además, respondió al llamamiento del MINSABS para participar, junto con el resto de delegaciones internacionales de ayuda humanitaria, en una reunión orientada a aunar esfuerzos y asegurar el máximo impacto de todas las actuaciones. El esfuerzo internacional coordinado es esencial en este tipo de intervenciones. En este sentido, se recuerda que la misión del equipo español START- AECID ha sido posible gracias al compromiso financiero de ECHO, la unidad de la Unión Europea encargada de Proteccion Civil y Ayuda Humanitaria, y ha sido comunicada y coordinada oportunamente a través de la Organización Mundial de la Salud, organismo especializado de las Naciones Unidas.

Por último, los responsables del equipo español han colaborado junto con sus contrapartes ecuatoguineanas en la oportuna distribución del material médico llegado desde España el miércoles entre los centros sanitarios de referencia.

Las primeras jornadas de trabajo se cierran, así, con buenas sensaciones por parte de todo el equipo AECID. En su opinión, el trabajo conjunto con los sanitarios ecuatoguineanos ha resultado muy enriquecedor para ambas partes. Esta buena sintonía permitirá al equipo español ofrecer formaciones y mesas redondas donde intercambiar experiencias en el ámbito de la atención de emergencias y catástrofes, como la tristemente acaecida el pasado domingo en Bata.