Como ya viene haciendo en años anteriores por motivo del 12 de octubre, Día de la Independencia de Guinea Ecuatorial, el Presidente Obiang Nguema Mbasogo ha dirigido un mensaje a la Nación donde ha tocado varios aspectos de la vida política, social y económica del país, además de hacer una especial mención al tema de la Covid-19, así como la situación del empleo en el país.

Al inicio de su discurso, Obiang Nguema Mbasogo, en tanto que “Presidente de la República y Representante Máximo de la Nación”, ha querido felicitar a todos los ciudadanos de Guinea Ecuatorial, tanto los residentes en el país como los que se encuentra en la diáspora por el 53 aniversario de nuestra Independencia (1968-2021).

En el ámbito político, el Jefe de Estado ha indicado que su gobierno ha desarrollado el sistema de la democracia pluralista, sin causar convulsiones ni desórdenes”, además de puntualizar que en el sistema de gobierno que se ha establecido en el país “la paz, la estabilidad sociopolítica y el orden son los detonantes característicos” de este sistema.

Obiang Nguema Mbasogo ha lamentado el hecho de que no se puedan realizar celebraciones multitudinarias en el país como se hacía antes de la llegada de la Covid-19. “El hecho de que el gobierno se prive de estas manifestaciones y celebraciones responde únicamente a la seriedad de la situación de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19”, ha indicado el Presidente de la República, quien también ha reconocido que esta pandemia “nos ha golpeado y sigue golpeando con mucha dureza, tanto con pérdida de vidas humanas como perjuicio a nuestro estilo de vida, hábitos, economía, etc.”.

La situación del empleo, o mejor dicho de desempleo que azota el país, ha sido otro de los temas abordados en el discurso del Jefe de Estado, puesto que actualmente existe un exceso de demanda de empleo en el país. Según Obiang Nguema Mbasogo, “con respecto a la excesiva demanda en el mercado laboral, el gobierno ha puesto a concurso oposición 4000 puestos de funcionarios que serán nombrados dentro de poco”. Sin embargo, el Presidente ha querido dejar claro el hecho de que “la administración pública no puede absorber toda la mano de obra nacional”.

En otro momento de su discurso, el Presidente ecuatoguineano ha calificado la creciente delincuencia en el país, el vandalismo y la corrupción como “fenómenos negativos” y que deben ser frenados mediante la unidad entre el pueblo y las instituciones públicas del Estado, porque estos fenómenos “frenan la recuperación económica”

También el Jefe de Estado ha tocado el tema sobre la inseguridad en nuestra subregión y la injerencia de los países en los asuntos internos. Obiang Nguema Mbasogo ha afirmado que no se cansará de “informar, alertar y concienciar a la población sobre los intentos de desestabilización que pasan por injerencias en nuestros asuntos internos, atentados contra el honor y la reputación de nuestros dignatarios e instituciones del Estado, lo que constituye un riesgo y un peligro para la estabilidad de nuestro país, provocado por los eternos enemigos”.

Asimismo, ha querido resaltar y alertar sobre la situación de inseguridad que azota nuestra región y de forma particular el Golfo de Guinea. Sobre este aspecto, el Jefe de Estado también informa, alerta y conciencia sobre “la creciente situación de inseguridad que se registra en nuestra subregión y en el Golfo de Guinea, manifestándose en forma de delincuencia trasnacional organizada, la piratería marítima, el pillaje, el terrorismo, el mercenariado y los grupos rebeldes armados, entre otros”.