Refinanciación: El BEAC refuerza el control de los bancos

0

Llamados a no reducir su cartera de préstamos a la economía para beneficiarse de la refinanciación del BEAC, los bancos prefieren no hacerlo. El Banco de los Estados del África Central (BEAC), la institución emisora ​​de los 6 países de la CEMAC, lanzó el lunes 12 de octubre una operación de inyección de liquidez con vencimiento a 12 meses en el mercado. Un Importe monetario de 50.000 millones de francos CFA.

La operación, que se realizará mediante licitación a tipo variable, está respaldada por un tipo mínimo del 3,50%. Esta operación es la última de una serie de tres anunciadas en julio por la BEAC para apoyar de manera sostenible la liquidez del mercado monetario y tener un impacto más directo en las condiciones de financiamiento de los Estados en el mercado de valores del Tesoro.

“Las inyecciones de liquidez a largo plazo tienen como principal objetivo dotar a las entidades de crédito de los recursos estables que necesitan para compensar la pérdida de depósitos de los clientes provocada por la crisis y cubrir sus puestos de trabajo a medio y largo plazo, en particular se refiere al suministro de crédito a los clientes y la suscripción de valores emitidos por las tesorerías públicas”, explica el Gobernador de BEAC, Abbas Mahamat Tolli.

Por lo tanto, BEAC había propuesto inyectar 150 mil millones de francos CFA en 3 operaciones por una sola cantidad de 50 mil millones de francos CFA. La primera operación, que se llevó a cabo en agosto, resultó en una sobresuscripción de los bancos (105,26%), por un monto total de licitaciones expresadas de 52,6 mil millones frente a 50 mil millones en subasta. Sin embargo, este enamoramiento no duró mucho. Durante la segunda operación de refinanciamiento de la misma naturaleza, solo participaron tres bancos y solo lograron captar 26 mil millones de francos CFA, de los 50 mil millones ofrecidos por el Banco Central.

En el sector bancario, una de las razones de la desgana de los bancos durante esta operación es la condicionalidad “vinculante” impuesta a los bancos que deseen beneficiarse de ella. “El acceso a este refinanciamiento estará reservado a los bancos que se comprometan a no reducir su cartera crediticia a la economía”, especifica un comunicado de prensa del Comité de Política Monetaria de BEAC firmado el 22 de julio y que establece la reanudación de operaciones de inyección a largo plazo.

Sin embargo, la curva de préstamos bancarios otorgados en los países de la CEMAC está en continuo descenso. Entre el 1 de junio y el 30 de junio de 2019, se ubicaron en 3.471 mil millones, por debajo del mismo período de 2018 cuando este monto fue de 3.811,2 mil millones.

Si el BEAC explica este descenso por la caída de los costes de las materias primas en particular, el petróleo, en las entidades de crédito, apuntamos especialmente a la acumulación de insolvencias, que contribuyen a incrementar el coste del crédito y por tanto limitan su concesión. . En Camerún, el Ministerio de Finanzas estimó las deudas incobrables en 554.000 millones de francos CFA a principios de diciembre de 2019.

Intervenciones excepcionales

En la reunión del 22 de julio de 2020, una de las decisiones anunciadas con gran fanfarria fue el programa de recompra de valores públicos en el mercado secundario por un monto máximo de 600.000 millones de francos CFA a una tasa de 100.000 millones de francos CFA por Estado.

Este programa, que debía extenderse por un período renovable de 6 meses, se refiere a valores gubernamentales con un vencimiento máximo de 10 años. “Los objetivos de este programa son ofrecer una red de seguridad a los Estados que les permita incrementar los recursos movilizados en el mercado de valores del Tesoro de la CEMAC y así promover una flexibilización de sus condiciones de financiamiento”, indica un Comunicado de prensa de BEAC.

Tres meses después de este anuncio, nohay detalles de este refinanciamiento. En el sector bancario se teme que esto esté fuertemente condicionado, como es el caso de las inyecciones de liquidez decididas por el instituto de emisión y control de la moneda. Sin embargo, todavía sabemos que el BEAC solo apuntaría a las emisiones de valores que ocurrieron desde el período de la crisis de salud de Covid-19, “para permitir que los Estados tengan nuevos recursos”, justifica el BEAC.