El Boeing 737 MAX está listo para comenzar su certificación en Europa, y Ethiopian Airlines podría ser la última aerolínea en reactivarlo.

0
Ethiopian Boeing 737 Max

Tras concluir sus pruebas en Estados Unidos, el Boeing 737 MAX comenzará sus vuelos de certificación de la EASA en septiembre.

El polémico avión podría volver al servicio tan pronto como el próximo mes.

El regreso del Boeing 737 MAX estaría más cerca de lo que imaginamos. Tras concluir las pruebas de certificación por la Administración Federal de Aviación (FAA) en EE.UU., la aeronave hará lo propio en Europa en los próximos días.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) anunció que las pruebas de vuelo del polémico avión darán inicio la semana del 7 de septiembre de 2020 con una prueba previa de simulador a partir del 1 de septiembre.

Por medio de un comunicado en su web, la EASA mencionó que el avance de Boeing en el rediseño del 737 MAX es suficiente para comenzar los vuelos de prueba.

Si bien Boeing todavía tiene algunas acciones finales que cerrar, EASA juzga que la madurez general del proceso de rediseño es ahora suficiente para proceder a las pruebas de vuelo. Estos son un requisito previo para que la agencia europea apruebe el nuevo diseño de la aeronave.

La agenda de pruebas del Boeing 737 MAX para certificarse en Europa quedará así:

1 de septiembre: pruebas de simulador en el Aeropuerto Londres-Gatwick

7 de septiembre: pruebas de vuelo en Vancouver, Canadá

14 de septiembre: reunión de la Junta de Evaluación de Operaciones Conjuntas en Gatwick

La EASA afirma que ha estado trabajando de manera constante, en estrecha cooperación con la FAA y Boeing para que la aeronave regrese al servicio lo antes posible, pero primero deben convencerse que es seguro.

El periodo de certificación del Boeing 737 MAX ha sido más largo de lo esperado debido a la pandemia de la COVID-19. Tras meses de espera, la FAA dio inicio al proceso con los vuelos de prueba a finales de junio. Durante tres días realizó pruebas en Seattle, Washington, la ciudad que hospeda la planta más grande de Boeing en Estados Unidos.

Luego de llevar a cabo las pruebas, la FAA emitió un aviso de propuesta de reglamentación, un borrador de directiva de aeronavegabilidad que incluye todos los cambios requeridos en la aeronave. En el se propone que los Boeing 737 MAX incluyan un nuevo software de computadora de control de vuelo, una revisión del manual de vuelo existente que incluya los nuevos procedimientos para la tripulación, la instalación de una nueva pantalla de instrumentación y otros cambios.
La propuesta de reglamentación se cierra el 21 de septiembre, por lo que la aeronave regresaría al servicio después de esa fecha en Estados Unidos. Se espera que la certificación del Boeing 737 MAX se lleve a cabo de manera simultánea por todos los órganos reguladores a nivel mundial. De no ser así, esto provocaría un dolor de cabeza para las aerolíneas puesto que no tendrían autorización para volar en ciertos espacios aéreos.
Y por otra parte Ethiopian Airlines podría ser la última aerolínea en reactivar el MAX

Esayas WoldeMariam, director comercial interino de Ethiopian Airlines, declaró que su aerolínea será la última línea del planeta en volar el Boeing 737 MAX, ya que quedaron “traumatizados”, por el accidente ocurrido el año pasado.

La aerolínea africana cuenta con cuatro aviones de este programa, asimismo tiene un pedido pendiente por 27 MAX extra. 

“Una vez probado, probado y confiable, seremos los últimos en comenzar a volarlo porque realmente valoramos la vida de nuestros clientes”, indicó WoldeMariam, en entrevista con el medio Simple Flying.

Cabe señalar que África cuenta con múltiples autoridades regulatorias; para Ethiopian corresponde la Autoridad de Aviación Civil etíope, no obstante de ser aprobado el jet, solo podría volar en el país y no en otras naciones del continente. 

A la fecha, Ethiopian está sobreviviendo a los estragos derivados de la pandemia covid-19 en el mundo. A medida que los países continúan abriendo sus fronteras, la compañía ha reanudado sus vuelos de manera gradual. 

De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), en toda África, las aerolíneas podrían perder hasta 6 mil millones de dólares en ingresos por pasajeros durante 2020, en comparación con lo registrado el año anterior.