Bélgica: la larga historia del diente de Patrice Lumumba

0
Detalle de un cuadro de Sam Ilus, 2016, sobre el diente de Lumumba. RFI/Sabine Cessou

Cincuenta y nueve años después del asesinato de su padre, los hijos de Patrice Lumumba recuperarán el único resto de los restos del héroe de la independencia congoleña: un diente. Volvemos a una reliquia que ha pasado la crónica en Bélgica en los últimos veinte años.

Casi sesenta años después de su detención y muerte en Katanga, el 17 de enero de 1961, a manos de un escuadrón de policías belgas, Patrice Emery Lumumba, cuyo cuerpo fue dislocado y quemado en ácido, debería finalmente tener una sepultura en el Congo.

Dos de sus dientes, conservados como trofeo de caza por un comisario de policía belga que trabajó durante mucho tiempo en el Congo, son reclamados por la familia desde 2011. Y ello en el marco de un proceso iniciado en Bélgica por los hijos de Lumumba contra diez belgas implicados en el asesinato. Los restos de Patrice Lumumba no fueron incautados por la fiscalía federal hasta 2016, que «consintió», según la prensa belga, en devolverlos el pasado 10 de septiembre a los «derechohabientes» de Patrice Lumumba.

La historia de estos restos humanos lleva veinte años en el aire. Todo comienza con la publicación en flamenco en 1999 del libro sobre la muerte de Lumumba, del sociólogo belga Ludo de Witte. La obra suscita tal indignación sobre la responsabilidad belga en el asesinato que se crea una comisión de investigación parlamentaria en 2000. Ésta desembocará en 2002 en excusas de Bélgica y concluirá con la «responsabilidad moral» de la antigua metrópolis colonial. «Moral» solamente, para evitar procesos penales.

Un policía belga exhibe dientes en la televisión

Mientras tanto, el policía belga Gerard Soete, al que Ludo de Witte fue a ver para su investigación, reaparece. Este hombre escribió varias novelas «coloniales», entre ellas un relato detallado en flamenco sobre la muerte de Lumumba, publicado en 1978. Interrogado en 2000 por la AFP, relata cómo hizo desaparecer el cuerpo de Lumumba y de dos de sus fieles, con cuatro militares katangais y otro «blanco» (su propio hermano, según la prensa belga), por orden del ministro del Interior de Kantaga, una provincia que se separa con la ayuda del ejército belga. Yo, pequeño Gérard Soete de Brujas, tenía que arreglármelas solo. Todas las autoridades belgas estaban allí y no me dijeron que no hiciera nada». Acompañado de hombres equipados con una sierra metálica y un barril de ácido sulfúrico, se descuartizó el cuerpo. Lo más difícil fue cortarlo antes de verter el ácido». Concluye: «Creo que hemos hecho bien, para salvar a miles de personas y mantener la calma en una situación explosiva».

Gerard Soete, que no tiene remordimientos, no se detiene ahí. Testimonia para varios programas de televisión, y se jacta como en ésta, «Una muerte de estilo colonial», tomada de los archivos del INA, de haber «arrancado» los dientes.

Jean Bofane, escritor congoleño instalado en Bruselas, relata cómo, poco después de la publicación del libro de Ludo De Witte, se encontró en 2000 con una emisión difundida por una cadena flamenca. A las dos de la mañana, mientras todos dormían, Gerard Soete nos explica cómo mató a Lumumba, lo cortó en pequeños pedazos. ” Patrice, me has dado tanto trabajo”», decía. La persona que lo entrevista le hace notar que es un crimen abominable. Él responde: «Sí, lo sé, Ludo de Witte me lo ha dicho, y desde entonces duermo mucho menos. » Cuando se le pregunta por qué ha conservado estos dos dientes, su respuesta es surrealista. «Todo el mundo quería presumir de haber matado a Lumumba, y para demostrar que era yo, me quedé con los dientes».

En manos de la justicia en 2016

En otro programa, Gerard Soete afirma haber tomado un barco para ir a tirar los dientes al Mar del Norte, y «nunca volver a oír hablar de esta historia». Murió el 9 de junio de 2000 en Brujas, a los 80 años, y la historia podría haber terminado con él. Excepto que un solo diente de Lumumba aparece en 2016 en la revista Humo, que entrevista a la hija de Gerard Soete, dispuesta a exhibir de nuevo este hueso. La sangre del sociólogo Ludo de Witte no hace más que una vuelta: presenta una denuncia por «encubrimiento». Un registro permite finalmente a la justicia poner sus manos en la reliquia. Nadie sabe qué pasó con el segundo diente.

La restitución, hoy, hace la alegría de Philip Buyck, un activista de Amberes que subió a la calle de la Tulipe, en el barrio africano de Matonge, en Bruselas, una «Biblioteca Lumumba»: un amontonamiento de libros sobre África comprados por pulgas, que querría dar al Congo al mismo tiempo que el tan esperado retorno del diente. Philip Buyck ha confeccionado una estatua del diente, que reina en un restaurante congoleño de Matonge, con cuadros donde figura también el famoso diente. Declara: «Esto debía suceder tarde o temprano, gracias a las visitas a Bélgica de los niños de Lumumba».

Larga historia y gran violencia

Para Jean Bofane, la píldora sigue siendo difícil de tragar: Imaginen que los asesinos de John Fitzgerald Kennedy o de Olof Palme, primer ministro sueco, vienen a contar en la televisión cómo mataron y conservaron los dientes. Este es el país en el que vivimos, el país del que somos nacionales. Hoy, la prensa escribe que el “juez está de acuerdo” en devolver los dientes de Lumumba. ¡Queda el cráneo del rey Lusinga, conservado con los monos y los gorilas en el Instituto Real de Ciencias Naturales de Bélgica! » Este cráneo es reclamado en vano por descendientes del rey, a quienes las autoridades belgas rechazan pruebas de ADN, así como por la comunidad Tabwa. El rey Lusinga había sido decapitado en 1884 durante una expedición comandada por el general belga Emile Storms, y su cabeza fue devuelta a Bruselas.

«Este es el país en el que vivimos , continúa Bofane, autor de Congo INC. Es muy extraño y me supera: no hay consideración por el ser humano, ni derecho de ciudadanía cuando se trata de congoleños. La justicia belga, al tramitar la denuncia de los hijos de Lumumba, decretó que el asesinato era un crimen de guerra y no un crimen de lesa humanidad. Por eso no fui uno de los que reclamaron una plaza Lumumba en Bruselas. Estaba seguro de que el verdugo nunca honraría a su víctima, sino que la ridiculizaría más. Historia de continuar el trabajo que se hizo en su cuerpo el día de su muerte».

La fiscalía belga ha evocado una restitución «simbólica», a falta de «certeza absoluta» de que este diente sea efectivamente el de Lumumba. La justicia explicó que no era posible hacer un análisis de ADN en el diente sin destruirlo. Lo que deja mucho de su hambre, en busca de la justicia y la verdad. Por su parte, la Presidenta de la Asamblea Nacional de la República Democrática del Congo (RDC), Jeanine Mabunda, pidió a su Gobierno que acompañara la repatriación del diente, cargado de una larga historia y de una gran violencia, para conceder a Patrice Lumumba «funerales dignos de su rango».