Horror en un campo de fútbol en Mozambique: cincuenta civiles decapitados por yihadistas

0
Coches quemados tras el ataque de una filial del autodenominado Estado Islámico en África - AFP

Más de 50 civiles mozambiqueños fueron decapitados, muchos de ellos desmembrados, en un nuevo ataque terrorista en la provincia de Cabo Delgado. 

Las autoridades de Mozambique han cifrado este lunes en más de 50 los civiles decapitados en varios ataques ejecutados por presuntos yihadistas durante los últimos tres días en la provincia de Cabo Delgado, situada en el norte del país y escenario de un repunte de la violencia en los últimos años.

El comandante general de la Policía mozambiqueña, Bernardino Rafael, ha indicado que los yihadistas atacaron varias aldeas en los distritos de Muidumbe y Macomia, donde además han secuestrado a mujeres y niños.

«Quemaron casas y fueron detrás de la población que huyó hacia los bosques, tras lo que empezaron con acciones macabras», ha manifestado. Testigos citados por los medios locales han indicado que los milicianos llevaron a los residentes a un campo de fútbol en la localidad de Muatide y procedieron a su ejecución.

Las palabras de Rafael han llegado tres días después de que las fuerzas de seguridad mozambiqueñas mataran a más de 30 supuestos terroristas en operaciones en la provincia, especialmente en el distrito de Palma, tal y como informó el portal de noticias Carta de Mozambique.

Por el momento se desconoce a qué grupo pertenecen los muertos, si bien el autodenominado Estado Islámico en África Central (ISCA) ha incrementado sus ataques en la zona, incluido uno lanzado a finales de octubre contra la localidad de Muidumbe, durante el que fueron decapitadas 30 personas, incluidos 15 niños.

El repunte de la violencia ha provocado una oleada de desplazamiento hacia la capital provincial, Pemba, ciudad a la que han llegado cerca de 13.000 personas, entre ellas alrededor de 5.900 niños, durante las últimas tres semanas, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

La provincia de Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques por parte de un grupo islamista al que popularmente se conoce como Al Shabaab pero que no estaría vinculado con el grupo del mismo nombre que opera en Somalia y está ligado a Al Qaeda.

Además, el autodenominado Estado Islámico anunció en 2019 la creación de ISCA, un grupo que ha reclamado una serie de ataques en la zona y que ha estado especialmente activo durante este año. Los ataques han dejado cientos de muertos y miles de desplazados.

Llamamiento de la ONU sobre la masacre de 50 civiles en Mozambique

El secretario general de la ONU Antonio Guterres ha convocado para mantener la interrogación sobre la matanza de más de 50 civiles brutalmente en Mozambique. Guterres oficialmente ha declarado sobre el caso ocurrido en Cabo Delgado.

Guterres se ha declarado preocupado seriemente por el homicido y el secuestro de los niños y las mujeres y ha pedido que se rinda la cuenta de los autores de este caso horrible. Guterres ha dicho que la ONU está al lado del pueblo y el estado de Mozambique: “Convocamos a todas las partes en el conflicto que cumplan con sus responsabilidades de ayuda humanitaria y derechos humanos internacionales”.

Los grupos armados en Cabo Delgado al norte de Mozambique atacando a las aldeas mataron a más de 50 personas entre ellas las mujeres y los niños.