Como es habitual en Guinea Ecuatorial cuando se celebra la fiesta del 3 de agosto conocida como el “Día del Golpe de Libertad”, en la ciudad de Bata se ha llevado a cabo en la jornada de ayer 2 de agosto, la ceremonia de entrega de despachos a los oficiales y suboficiales egresados de las diferentes academias militares, así como de diplomas, juras de fidelidad y lealtad y clausura de cursos de formación militar en diferentes escuelas nacionales y extranjera.

Se trata principalmente de un total de 435 nuevos egresados militares procedentes de la 26ª y 11ª promociones de oficiales y suboficiales, respectivamente, de la Academia Militar Inter armas “General Obiang” de Ekuku en la ciudad de Bata, así como la 11ª promoción de la Escuela Naval Militar de Tica en Río Campo. También se ha condecorado en el acto a los mejores de cada promoción

El acto ha sido presidido por el Vicepresidente de la República Teodoro Nguema Obiang Mangué y se ha notado la presencia del Ministro de Defensa Nacional, Victoriano Bibang Nsue Okomo, entre otras altas personalidades religiosas, militares y civiles del país.

En su discurso, el Vicepresidente Nguema Obiang Mangué ha destacado primero, en relación a la festividad del 3 de agosto de este año, que” hace 42 años de la histórica victoria del soberano Pueblo de Guinea Ecuatorial contra la opresión y la violación de todos sus derechos y libertades constitucionales. Esta fecha nos invita a hacer una profunda reflexión sobre el pasado, el presente y el futuro de lo que aconteció en nuestro país”.También ha indicado que “el reconocimiento de esta fecha se institucionaliza como el glorioso Día del Golpe de Libertad, en homenaje a aquellos valientes soldados de las Fuerzas Armadas y de la Seguridad del Estado de Guinea Ecuatorial demostraron su valor, valentía y sacrificio luchando por esta paz que hoy disfrutamos”.  

Nguema Obiang Mangué ha querido resaltar el liderazgo llevado a cabo por por el Presidente de la República Obiang Nguema Mbasogo durante este día en el año 1979, quien “a la vista de la triste situación política que atravesaba nuestro pueblo tomó la determinación de devolverle sus derechos, libertades que le fueron sustraídos y conculcados en aquel entonces”. 

Ha recordado, tanto a los militares como a la población en general, su deber de preservar el orden y la seguridad del Estado y ha indicado que cualquiera que se “desvíe de esta realidad se le calificaría como traidor a nuestra Patria”.  Además, ha puntualizado que “el camino forjado por nuestros heroicos soldados nos permitió tener hasta el momento, una patria digna y soberana. Y también, nos dejó un legado inolvidable que es la libertad del pueblo”.  

En su discurso también ha querido destacar la labor de las Fuerzas Armadas y de Seguridad del Estado durante los momentos más cruciales de la pandemia de la COVID-19 y durante la reciente tragedia del 7 de marzo en la ciudad de Bata. Pero también ha querido destacar que la honestidad de todo militar es ”la mejor aportación para la mejor defensa de nuestro Pueblo, lo que le hará más respetado y sabrá cumplir mejor su importante labor si se mantiene al margen de los vicios, vandalismo y delincuencia que se registran en nuestra sociedad

Nguema Obiang Mangue ha subrayado “la actuación política neutral solidaria con el pueblo africano, lo que constituye para el enemigo un obstáculo para conspirar de sus intereses para desestabilizar y neutralizar a las naciones, especialmente a los pueblos africanos”.  

El Vicepresidente está convencido de que “las Fuerzas Armadas deben incrementar y mejorar aún más su capacidad defensiva acorde a los estándares mundiales. Teniendo en cuenta, que el mundo ha cambiado vertiginosamente y la falta de conocimientos de las tecnologías modernas puede ser desde el punto de vista militar causante de una posible derrota”.

La lucha contra el terrorismo, el mercenariado, los rebeldes, la piratería y demás organizaciones criminales, la delincuencia trasnacional organizada son añgunos de los principales peligros que ha destacado el Vicepresidente que pueden desestabilizar el país. Para ello, ha indicado que se está priorizando “la formación y capacitación de los soldados, no solo en el servicio militar, sino también en programas de instrucción de las actividades productivas y de servicio”.  

En otro momento de su discurso, Nguema Obiang Mangué ha asegurado que “la seguridad necesita credibilidad, y la credibilidad requiere eficacia y transparencia” y ha alertado a los recién egresados militares que “el juramento a la bandera es un sagrado deber y compromiso de las Fuerzas Armadas para la defensa de la patria, aun perdiendo la vida” y ha dado importancia a la modernización y reciclaje de las Fuerzas Armadas para que puedan cumplir mejor su sagrado deber y misión.